Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un agujero negro supermasivo desgarra una nube de gas

El fenómeno ha sido grabado por el telescopio VLT

El proceso sucede en el centro de la Vía Láctea

Recreación de la absorción de una nube de gas por un agujero negro. eso

El telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO (el Observatorio Europeo Austral) ha registrado por primera vez el proceso por el que el supermasivo agujero negro que ocupa el centro de la Vía Láctea actúa sobre la enorme nube de gas que estaba cerca de él. La nube tiene una masa de varias veces la masa de la Tierra. Al acercarse al agujero, este está tirando de uno de sus extremos mientras el otro se aleja. El resultado es una especie de enorme serpentina gaseosa que se contrae y agita, como si quisiera escapar de la absorción del agujero negro.

"El gas que se encuentra en la cabeza de la nube se estira a más de 160.000 millones de kilómetros alrededor del punto más cercano de la órbita del agujero negro. Y el máximo acercamiento es a tan solo unos 25.000 millones de kilómetros del propio agujero negro — apenas desaparezca caerá sumido en el olvido", explica en la web de ESO Stefan Gillessen (Instituto Max Planck de Física Extraterrestre, Garching, Alemania) quien lidera el equipo de observación. "La nube está tan estirada que el punto máximo de acercamiento no es un evento puntual, sino un proceso que se extiende a lo largo de un periodo de, al menos, un año".

"Lo más emocionante que vemos ahora en las nuevas observaciones es la cabeza de la nube que vuelve hacia nosotros a más de 10 millones de kilómetros por hora a lo largo de la órbita, lo que supone un impresionante 1% de la velocidad de la luz", añade Reinhard Genzel, líder del equipo de investigación que ha estudiado esta región durante cerca de 20 años. "Esto significa que la parte frontal de la nube ya ha hecho su máximo acercamiento al agujero negro".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >