Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una familia de acogida se hará cargo temporalmente de los niños de Talavera

Los padres han podido ver a sus hijos hoy tras una reunión con los servicios sociales de la Junta de Castilla-La Mancha en Toledo

Los niños que se quedaron en las dependencias del Ayuntamiento de Talavera de la Reina (Toledo) el pasado miércoles después de que sus padres se presentaran allí con ellos han quedado bajo la tutela de la Consejería de Asuntos Sociales de la Junta de Castilla-La Mancha que, en los próximos días, los entregará provisionalmente a una familia de acogida, según sus padres. La Junta ha confirmado este lunes en un comunicado que ha constatado la situación de desamparo de los menores e insiste en que los niños “han sido abandonados”, por lo que “no pueden ser devueltos sin más a los padres”; aunque asegura que la asunción de la tutela “no prejuzga sobre la conveniencia o no de que los menores vuelvan con sus progenitores”.

Los padres, sin embargo, niegan que abandonasen a sus hijos y aseguran que se los quitaron, que ellos solo pidieron ayuda. “Les han cambiado de ropa y están desarrapados”. Iryna, ucraniana de 36 años, que el miércoles fue con su pareja, Santos, a pedir ayuda para sus dos hijos de 10 y 21 meses al Ayuntamiento de Talavera de la Reina, no está contenta con el aspecto de sus pequeños tras pasar varios días en un centro de acogida. “Están tristes, apagados”, dice. Este lunes, los padres, acompañados por su abogado, José Ramón Felipe, se han reunido con los servicios sociales que les confirmaron que el viernes declararon el desamparo de los niños y que irán a un hogar de acogida. Los padres recurrirán la decisión, según su abogado.

Sin notificación

El letrado se ha mostrado perplejo porque los servicios sociales no hubieran notificado esta decisión a los padres, pese a que se tomó el 28 de junio. “Tienen teléfono y están perfectamente localizables”, ha argumentado. “La ley dice que la administración debe proteger a las personas en situación de urgencia social. Pero les están dejando desangelados”.

Los servicios sociales han confirmado a los padres que podrán visitar a los niños, aunque no les han indicado su destino. Sin medios económicos, Santos e Iryna están viviendo en casa de su abogado, que ha pedido que les proporcionen una vivienda cerca de sus hijos o que les paguen el transporte para poder ir a las visitas. Pero la respuesta de la Administración ha sido, según el letrado, negativa a ambas peticiones. La Junta asegura que trabaja con los padres para lograr “cuanto antes la normalización de la situación familiar”.