Alemania equipara fiscalmente las uniones gais al matrimonio

El Constitucional exige que se modifique la norma sobre el reparto de impuestos en la pareja

El Tribunal Constitucional alemán ha equiparado este jueves fiscalmente las parejas de hecho registradas en el país al matrimonio, una de las principales reivindicaciones que exigían los homosexuales. Las parejas de hecho podrán beneficiarse de esta manera del reparto de impuestos entre cónyuges que existe en Alemania. "El tratamiento desigual de matrimonios y parejas de hecho es anticonstitucional", ha afirmado el tribunal.

El Constitucional exige que se modifique la ley de manera retroactiva hasta el 1 de agosto de 2001. "La reglamentación vigente sobre el reparto de impuestos en el matrimonio podría aplicarse a las parejas de hecho registradas de manera provisional hasta que exista una nueva ley al respecto", han expuesto.

La equiparación fiscal con los matrimonios era una de las dos grandes reivindicaciones de las uniones civiles, tanto heterosexuales como homosexuales, aún perjudicadas en el reparto de impuestos entre los dos miembros de la pareja.

Alemania reconoce la unión civil entre parejas del mismo sexo, pero no le garantiza los mismos derechos que a los matrimonios entre hombre y mujer. La reivindicación de cambiar esto se había colado los últimos meses en la precampaña electoral para los comicios generales de septiembre.

En diciembre, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró en contra de esta equiparación en una entrevista con el diario alemán Bild am Sonntag: "Personalmente me gustaría mantener los privilegios fiscales de los matrimonios, ya que nuestra Constitución establece una protección especial para el matrimonio en relación con la familia".

La unión civil entre parejas del mismo sexo vio la luz en 2001 de la mano del Gobierno de coalición entre socialdemócratas y verdes. Sin embargo, hasta ahora no están equiparados ni fiscalmente ni en derechos —como el de poder adoptar— con los matrimonios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS