Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy abre la puerta a rebajar la ley antitabaco por Eurovegas

El presidente admite por primera vez que estudia suavizarla por la importancia del megacasino para crear empleo

Los médicos alertan del impacto en la salud

Una mujer fuma en un casino de Atlantic City (Nueva Jersey, EE UU).
Una mujer fuma en un casino de Atlantic City (Nueva Jersey, EE UU).

Sheldon Adelson, el magnate del juego que se ha fijado en Madrid para crear una mini Las Vegas con una inversión de 17.000 millones de euros, nunca ha ocultado una de sus exigencias para poner el dinero: que en sus casinos se pueda fumar. España tiene una de las legislaciones más restrictivas de Europa: los cigarrillos están vetados en el interior de todo lugar público. Ante las presiones de Madrid, sin competencia legislativa en este asunto, el Gobierno se limitaba a responder sobre la posible modificación de la normativa: “No está en la agenda”. Hasta ayer. Mariano Rajoy confirmó que el lunes se vio con Adelson en La Moncloa, como adelantó El Confidencial y admitió que esa puerta está abierta para facilitar la inversión.

La pregunta fue muy clara: “¿Se van a introducir excepciones en la ley antitabaco para que se pueda fumar en Eurovegas?”. Y la respuesta estuvo muy lejos del no: “Con relación al señor Adelson no hay ninguna decisión tomada sobre ese asunto pero sí creemos que es un buen proyecto por cuanto va a generar muchísimos puestos de trabajo en este país”.

Fuentes de la negociación señalan que Adelson se paró en Madrid camino de Israel pero ni siquiera para discutir el asunto de la ley antitabaco, porque eso se da ya por cerrado. El propio magnate y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, dieron por seguro que se podrá fumar en el megacasino. Se buscará, dicen, una fórmula para abrir algún tipo de excepción, y el Gobierno tratará de evitar la polémica introduciendo la modificación de la forma más discreta posible. La decisión política de apoyar el proyecto está tomada por parte de Rajoy, según dichas fuentes.

Cajetillas que disuadan

E. G. S.

Los médicos llevan años pidiendo a la industria que fabrique cajetillas de tabaco aburridas, anodinas, que no supongan ningún atractivo para los adolescentes, la franja de edad que más les preocupa. Obviamente, la industria se resiste, últimamente enarbolando el peligro de que aumente el contrabando por la mayor facilidad para falsificar. Sus lobbies trabajan a marchas forzadas en Bruselas para evitar que la nueva directiva antitabaco europea incluya la obligación de estandarizar la apariencia de buena parte de la superficie de los envases. El borrador que está ahora sobre la mesa propone prohibir las sustancias adictivas, los glamurosos cigarrillos finos, los sabores que enmascaran el sabor del tabaco...

Irlanda será el primer país europeo que eliminará a partir de 2014 la mayoría de la publicidad en los paquetes de tabaco, estandarizará su apariencia y obligará a que la marca solo se lea en letras pequeñas en la parte inferior, según anunció el martes el ministro de Sanidad, James Reilly. Ya fue pionero al prohibir fumar en todos los lugares públicos cerrados en 2004. Más de 5.000 personas siguen muriendo cada año en este país de 4,5 millones de habitantes, aseguró el ministro, según Reuters. Los irlandeses siguen a los australianos, que el año pasado hicieron desaparecer de las cajetillas los colores corporativos, los logos y las tipografías propias de cada marca de tabaco después de que una sentencia del Tribunal Supremo del país así lo estableciera. Las tabacaleras perdían la batalla y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se felicitaba por ello en Twitter. Calificaba el juicio como “uno de los últimos coletazos de una industria acosada”.

¿En qué consistiría esa excepción? ¿Sería solo para casinos o acabaría abriendo la espita a todos los locales de ocio? Algunos empresarios nocturnos ya han anunciado que pelearán para beneficiarse también de la medida, en caso de que llegara a aprobarse. O todos o ninguno, vienen a decir.

Muchas de las exigencias de Adelson, de casi 80 años, ya han sido convenientemente satisfechas para que prospere el proyecto de ocio y congresos: la Comunidad de Madrid ha cambiado leyes fiscales y urbanísticas. Solo quedaba el tabaco. El Ministerio de Sanidad esquivó ayer la cuestión. Un portavoz insistió en que “no hay ningún proyecto sobre la mesa para cambiar la ley”. Sin mencionarla, pero en referencia a Madrid, añadió que “oficialmente no ha llegado ninguna propuesta”. Y eso a pesar de que el Gobierno regional lleva meses dando pistas. Ayer mismo, casi a la vez que Rajoy, el consejero de Sanidad madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, calificó de “necesaria” la posible reforma de la ley antitabaco para que prospere así “una inversión que generará miles de puestos de trabajo”. Y será “dentro de poco”, añadió.

La polémica coincide en el tiempo con la tramitación parlamentaria de la directiva europea que endurece la ley Antitabaco. Y resulta que mañana es el Día Mundial sin Tabaco. Ocho Estados miembros y el lobby de la industria tabacalera presionan para descafeinar la normativa que prepara la Comisión Europea: contraponiendo la necesidad de empleo a los beneficios para la salud. Se les han sumado cinco autonomías españolas —Cantabria, La Rioja, Extremadura, Canarias y Navarra—, que en un gesto muy criticado se reunieron en la sede de la tabacalera Altadis para firmar un compromiso común en defensa del sector.

Los expertos médicos se llevan las manos a la cabeza. “La ley antitabaco funciona. Los estudios científicos demuestran que gracias a la actual normativa se ha reducido el número de ingresos por infarto de miocardio y la mortalidad por enfermedad cardiovascular, tanto en España como en otros países”, recuerda el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, Vicente Bertomeu. “Creo que el Gobierno debería de tener en cuenta las posibles consecuencias antes de tomar una decisión definitiva, ya que la modificación de la actual ley repercutiría, sin duda, en la salud, en un aumento de los costes sanitarios y una mayor mortalidad. Que se plantee realizar una excepción en Eurovegas, abrirá un debate, innecesario y cerrado hace tiempo, en el resto de centros de ocio, bares, restaurantes, etc.”, añadió.

España registra unas 53.000 muertes al año debidas al tabaco, según recordó ayer la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), que añade que los beneficios que aporta esta industria a España son menores que el coste generado por el diagnóstico y tratamiento de enfermedades respiratorias como la EPOC y el cáncer de pulmón. Un informe reciente de la Comisión Europea señalaba a España como el país donde mejor parados salen los fumadores pasivos desde que se aprobó la ley antitabaco. La exposición al tabaco descendió entre clientes de bares y restaurantes hasta un 70%, más que la media europea, entre 2009 y 2012.