Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La feminista tunecina Amina, imputada por atentar contra el pudor

La militante de Femen también fue inculpada por profanar un cementerio

La joven fue apresada el domingo en Kairouan, la ciudad más religiosa del país

Amina Tyler, desnuda y fumando en su página de Facebook.
Amina Tyler, desnuda y fumando en su página de Facebook.

Amina, de 19 años, se metió el domingo en la boca del lobo. La joven tunecina que se hizo célebre al mostrar sus senos, en marzo, en su página de Facebook, viajó ese día a Kairouan, a 150 kilómetros al suroeste de Túnez, la cuarta ciudad santa del islam. Es un lugar impregnado de religiosidad. Por si fuera poco el grupo salafista tunecino Ansar Sharia había convocado allí un congreso, el domingo, que la policía impidió porque suponía un peligro para el orden público.

Provista de un espray, con el pelo teñido de rubio, Amina, cuyo apellido nunca ha sido desvelado, escribió la palabra Femen en el muro de un cementerio musulmán adyacente a la mezquita de Okba Ibn Nafe elegida para el congreso. Femen es el movimiento feminista radical, nacido en Ucrania, al que la joven dice pertenecer. Llevaba también una bandera que, al parecer, tenía la intención de colgar en la mezquita. La muchedumbre empezó a increparla, a proferir amenazas y la policía la detuvo.

“La joven ha sido detenida en Kairouan por orden de la fiscalía”, señaló, el lunes, Mohamed Ali Aroui, portavoz del Ministerio del Interior tunecino. Hizo “gestos inmorales” junto al cementerio. “Nuestra sociedad es musulmana y no aceptamos comportamientos inmorales”, añadió. La fiscalía fue más lejos y la inculpó anoche de profanación de cementerios por lo que puede ser condenada a dos años de cárcel a los que se podrían añadir otros seis meses por el delito de atentar contra el pudor.

Pese a que el comportamiento de Amina es provocador, a ojos de varios medios de comunicación tunecinos, la presidenta de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas anunció, hoy, que defenderá a Amina. Su asociación, dijo, “no está contra la ley, pero respalda los derechos de los ciudadanos”.

Después de haber colgado en Facebook su foto con los pechos al aire, sobre los que había escrito “Mi cuerpo me pertenece (…)”, Amina recibió amenazas y desapareció. Femen y otros grupos desencadenaron un movimiento de solidaridad con Amina. La joven estuvo secuestrada por su familia, según explicó en abril cuando logró escaparse de la casa donde permaneció retenida. Se instaló entonces en casa de unos amigos y anunció que después del verano quería emigrar a Francia y estudiar periodismo.