Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La UE mira cada vez más a Latinoamérica”

El director de a Fundación Carolina afirma que, en este momento, América Latina es más prioridad que nunca

Jesús Andreu, director de la Fundación Carolina.
Jesús Andreu, director de la Fundación Carolina.

Lejos queda la polémica por la financiación de viajes de mandatarios vinculados con la derecha que rodeó la creación de la Fundación Carolina en 2000. Desde entonces se ha promocionado a esta organización y se la fue dotando con un presupuesto considerable, mermado ahora de forma drástica por la crisis. De hecho, en 2012 el presupuesto fue de 2,5 millones de euros, se dieron solo 500 becas para posgrados y doctorados y pasó de tener siete directivos a dos. En 2008, como referencia, se había llegado a un presupuesto de 20 millones y se dieron 1.750 becas. Este año se ha logrado aumentar las becas a 600.Muy conocida en Latinoamérica, la Fundación Carolina, que cuenta con financiación mixta pública-privada, nació, como recuerda su director, Jesús Andreu, "tras constatar que las élites iberoamericanas habían dejado de estudiar en España como iniciativa para crear una especie de becas Fulbright a la española con el objetivo de volver a atraer al talento latinoamericano y ayudar a su formación para que los estudiantes regresen a sus países aún mejor formados, con lo que supone eso de enriquecimiento para Latinoamérica como para España". La otra faceta relevante de esta fundación sigue siendo precisamente la financiación de visitas de personalidades. "Consiste en traer a personas, líderes emergentes, que se considera que deben conocer España o profundizar en algún aspecto. Han venido desde políticos hasta directores de museos, cineastas o científicos... Son personas ya formadas, pero que es bueno que conozcan España", destaca Andreu, que acaba de cumplir un año en el cargo.

Pregunta. ¿Cómo ha afectado la crisis a la Fundación Carolina?

Respuesta. Muy severamente, sobre todo en lo que tiene que ver con la financiación del Estado. En 2011, de los 17 millones de presupuesto total de la Fundación Carolina, casi 10,5 millones procedían de fondos públicos; mientras en este año, de los 7 millones de presupuesto, los fondos públicos apenas superan los 2,5 millones. Ha habido una reducción de un 70% que se ha compensado en parte porque las empresas privadas no han rebajado tanto las aportaciones, que son las más relevantes de España, de todo tipo. En total, la fundación tiene un 60% menos de presupuesto que en 2011, por eso hemos vuelto a los principios fundacionales, los de formar talento iberoamericano mediante las becas de posgrado y doctorado (una parte que supone el 90% de la actividad de la institución), y estrechar las relaciones con España a través del conocimiento, la educación y la cultura y trayendo personas que debían conocer nuestro país. Las otras tareas que tenía la fundación, como publicaciones, organización de congresos o de encuentros, se han dejado de lado. El 60% de nuestra financiación actual es privada, y el 40%, pública, al revés que hace unos años.

P. El número de becas se redujo considerablemente el pasado año. ¿Irá a más la apuesta por esta fundación?

Con la crisis, la aportación pública se ha reducido de 10 a 2,5 millones de euros

R. Confío en que podamos considerar 2012 el peor año y conforme vayan mejorando las cosas la fundación vaya a crecer, aunque no sea a los niveles anteriores, centrándonos sobre todo en esos programas en los que somos más competitivos.

P. ¿Es una prioridad en estos momentos para el Gobierno fomentar las relaciones con Latinoamérica?

R. En un momento en el que Latinoamérica casi en su totalidad vive un periodo democrático que no ha tenido a tan gran nivel antes, que vive una etapa de crecimiento económico y que dentro de los países emergentes hay varios latinoamericanos, pues evidentemente es un momento para que sea una prioridad más que nunca. Y España debe seguir desempeñando un papel de puerta de Europa para Latinoamérica y puerta de Latinoamérica para los europeos. Para el Estado español es una prioridad y gracias al trabajo continuado de España también la UE mira cada vez más a Latinoamérica y cada vez tiene en su conjunto mejores relaciones con toda Iberoamérica.

El 52% de los becarios mejora su rango profesional al volver a su país

P. ¿Cree que en Latinoamérica ha aumentado el interés por España?

R. El interés por la cultura española es brutal en todas partes del mundo; lo que sí ha cambiado es el interés por aspectos en los que antes no nos interesábamos, como la gastronomía o el deporte, o algunas áreas científicas, como energías renovables, gestión de espacios naturales o trasplantes.

P. ¿Qué programas se han mantenido?

R. Uno es el de Jóvenes Líderes Iberoamericanos, que junta a los 50 o 60 mejores expedientes de Iberoamérica y se les hace un programa importante de visitas en España (muchos es la primera vez que salen de su país), de estudio, conocimiento y viaje. Y el otro, del que celebramos ahora su décima edición, es el de Líderes Hispanos de Estados Unidos. Toda la relación que tiene el Gobierno español con estos líderes se ha canalizado siempre a través de la Fundación Carolina. Estas dos iniciativas entran en la fundación a través del programa de visitantes, y cada vez más buscamos financiación concreta para cada uno que se hace. También se financian visitas individuales que puedan interesar a España. Por ejemplo, ahora España está sumamente interesada en penetrar en sociedades como la china o la india, que pueden conocernos menos, y hemos traído a un periodista chino, vamos a traer a un grupo de personas también chinas y a un grupo muy variado (políticos, intelectuales, empresarios, responsables sociales...) de brasileños dentro de otro programa llamado Sociedad Civil Brasileña.

Un tercio de los que pasan por la fundación están en puestos directivos

P. ¿Cuál sería el perfil de estudiante ideal para que acceda a una beca Carolina en España?

R. No hay un perfil ideal. Hay una sola condición: pedimos excelencia, académica y en el conocimiento. Este año, para 600 becas hemos tenido 110.000 solicitudes. Muy mal hay que hacerlo para no tener a los mejores. No hay cupo por países, ni por género, aunque la mayoría de las solicitantes y de los becarios son mujeres. Tiene que ser el mejor para el programa que ha solicitado. Obviamente, son universitarios y mayoritariamente muy jóvenes, menores de 30 años.

P. ¿Hay áreas en las que la fundación esté especialmente interesada en tener becarios?

Los másteres de economía y finanzas son los más solicitados

R. Queremos que los becarios sean embajadores no profesionales de España en sus países cuando vuelvan, necesitamos gente en todas las áreas. Sí que es verdad que escuchamos la sensibilidad de los países y en estos momentos de explosión económica en toda Latinoamérica se requiere mucha gente con perfiles técnicos, formación en finanzas y disciplinas específicas, en las que además España tiene programas muy punteros, como pueden ser en energías renovables, medio ambiente, administración de empresas o medicina. Pero, aunque se escuchen estas necesidades, también cuidamos de no desatender las otras disciplinas, como las humanidades o las artes, por ejemplo. De los 14.000 becarios que ha tenido la fundación en 12 años, el 52% mejora considerablemente su rango profesional cuando vuelve a su país y un tercio está ya en puestos directivos en su empresa o de su Gobierno, y estamos hablando de gente muy joven.

P. ¿Cuáles son las áreas más solicitadas por los estudiantes?

R. Los másteres más solicitados son los de economía y finanzas, y especialmente en las escuelas de negocios. También son muy solicitadas las ciencias sociales y jurídicas; los estudiantes están muy interesados en asuntos como los derechos humanos, los derechos fundamentales, el derecho constitucional. Tenemos programas muy buenos y que interesan mucho en Latinoamérica. La tercera área sería energía y medio ambiente, y después interesa mucho lo relacionado con arte y humanidades. Por ejemplo, gracias al Conservatorio del Liceo y a la Escuela Reina Sofía, que están entre los mejores del mundo, hay una gran cantidad de músicos que quieren venir a formarse.

Aspiramos a volver a alcanzar las 800 o 1.000 becas en unos años

P. ¿Solicitan mucho estudiar en universidades públicas?

R. Sí, es a las que más vienen. El 54%, frente un 35% a privadas y el 10% a mixtas (con participación pública).

P. Los líderes del futuro de Latinoamérica están pasando por la Fundación Carolina.

R. Los líderes del presente. Porque tenemos gente que ya ha llegado muy alto. Tenemos exbecarios que han ganado certámenes internacionales de cine o premios literarios, o que están siendo investigadores muy importantes en sus países.

P. ¿No habrá muchos estudiantes que lo que quieren en realidad es quedarse en España, conseguir un empleo?

R. No es esa la experiencia que tenemos. Son personas que ya han acabado estudios universitarios, por lo que son privilegiados de alguna manera, y si además vuelven con la experiencia de haber estudiado en un país extranjero conocimientos muy punteros y eso está muy demandado en sus países, no tienen demasiada tentación.

P. ¿Puede cualquier estudiante procedente de cualquier estrato social, que cumpla las condiciones de excelencia académica, vivir en España realmente solo con la financiación de la beca?

R. Sí, da perfectamente para vivir, nuestra manutención es superior al salario base español y se les paga el viaje y el alojamiento. No hay una cantidad fija. Depende de quién la otorgue. Tienen además atención personalizada de las embajadas, un oficial de enlace a quien recurrir desde que llegan... y tenemos el programa Vivir en España , que incluye cursos, seminarios, visitas y conferencias pensadas especialmente para ellos.

P. ¿Cuál es su objetivo a un par de años vista?

R. Llegar a las 800 o 1.000 becas. -