Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bill Gates busca ideas para una nueva generación de preservativos

Su fundación lanza una iniciativa en la que ofrece una financiación de 78.000 hasta 778.000 euros para aquellos que descubran un condón mejor que el actual

Condones.
Condones.

Los preservativos actuales son baratos, fáciles de fabricar y distribuir y se pueden encontrar en casi cualquier lugar del mundo, pero aún así Bill Gates quiere encontrar unos mejores. “Este método anticonceptivo lleva usándose unos 400 años y ha sido mejorado muy poco en el último siglo, solo con el uso del látex. Estamos buscando una nueva generación de condones que mantengan el placer en las relaciones sexuales y que hagan que se usen más y sean más accesibles”, explica la Fundación en un comunicado. Bill y Melinda Gates ofrecen 100.000 dólares (78.000 euros) de financiación inicial, que pueden llegar hasta el millón de dólares (778.000 euros) de presupuesto para fases posteriores a quien consiga este objetivo. Las ideas para mejorar el preservativo y otras innovaciones mundiales en el campo de la salud se pueden enviar a GrandChallenges.org.

El magnate anima a los posibles participantes porque “cuando se usan los preservativos adecuadamente se disminuyen los embarazos y las enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluyendo las infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humano (VIH), afirma la convocatoria. La producción anual de este producto es de 15.000 millones de unidades al año, que son usados por un promedio de 750 millones de personas. “Es un mercado en constante crecimiento”, informa la fundación. Siguen existiendo regiones en las que los condones no son accesibles para la población.

“Para combatir los problemas de salud y de desarrollo persistentes en el mundo necesitamos nuevas ideas que cambien las reglas del juego", ha dicho Chris Wilson, directora de Discovery Health y Global Science Translational, de la Fundación Bill y Melinda Gates, en un comunicado. "La inspiración puede venir de cualquier parte y tenemos la esperanza de que esta nueva ronda de Grandes Desafíos nos ayuden a descubrir nuevos enfoques innovadores para mejorar la calidad de vida en todo el planeta", ha agregado.

Entre las mejoras a conseguir por los participantes está el hecho de aumentar la facilidad de su uso, tanto para los preservativos femeninos como los masculinos. Por ejemplo, con “un mejor empaquetado y un diseño que los hagan más fáciles de poner”, continúa la fundación. “Además, es algo deseable que el nuevo condón ayude a romper las barreras culturales en algunos países”, añade.

Para conseguir la financiación, las propuestas deben basarse en hipótesis demostrables; incluir un plan de acción que pueda ser probado y validado, y que se base en datos empíricos y sin ambigüedades, con el fin de que pueda pasar a la fase de desarrollo para ponerlo posteriormente en marcha.

Para la fundación, el único inconveniente de los condones en la actualidad es que “se usan, pero no con una frecuencia constante” debido, en parte, a la “falsa” percepción de que este método anticonceptivo disminuye el placer. “La decisión de usarlos, normalmente, es tomada por el varón, aunque deberían tomarla ambos miembros de la pareja antes de hacer el coito”.

“¿Es posible desarrollar un producto sin este estigma, o mejor, uno que además aumente el placer?”, se pregunta la fundación. Del mismo modo, los condones femeninos pueden ser un método eficaz para la prevención de embarazos no deseados y las infecciones de VIH, pero cuenta con algunos problemas más que el preservativo masculino: requieren una formación adecuada para su colocación y son sustancialmente más caros.

La lucha contra el VIH ha sido algo primordial para la Fundación Gates desde hace décadas y promover el uso del condón es una de sus cruzadas mundiales: “Es lo mejor para combatir el sida, su uso no requiere prescripción ni que lo distribuya un experto en sanidad. No existe nada contraproducente en su uso, y, es más, la utilización del mismo hace del condón, en el caso de los hombres, el método anticonceptivo perfecto, especialmente en los países con bajos ingresos”.