Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El bólido de los Urales fue captado por 17 estaciones de control de pruebas atómicas

Fue el mayor estallido registrado por este sistema internacional.

La base más lejana que captó los infrasonidos generados fue la de la Antártida, a 15.000 kilómetros de distancia.

Gráfico de las estaciones de la red de sensores de infrasonidos del CTBTO que registraron es estallido del asteroide sobre los Urales el 15 de febrero de 2013.
Gráfico de las estaciones de la red de sensores de infrasonidos del CTBTO que registraron es estallido del asteroide sobre los Urales el 15 de febrero de 2013.

El estallido en la atmósfera de un asteroide de 17 metros que se produjo el pasado viernes sobre los Urales, en Rusia, fue captado por los sensores de infrasonidos de 17 estaciones de la red del Tratado Internacional de Prohibición de Ensayos Nucleares (CTBTO, en sus siglas en inglés). La estación más lejana que lo registró fue la de la Antártida, a 15.000 kilómetros de distancia de Cheliabinsk. Fue el estallido más potente registrado por esta red dedicada a rastrear en todo el planeta cualquier explosión atómica, según ha informado la propia organización. La primera estación de la red comenzó a funcionar en abril de 2001 en Alemania y los datos registrados por todos los sensores se transmiten a la sede del CTBTO en Viena.

El origen de las ondas de baja frecuencia del estallido de los Urales se produjo a las 3.22 horas GMT (4.22 hora peninsular española), según las estimaciones de los expertos de esta organización. “Vimos que no era una explosión puntual porque observamos el cambio de dirección a medida el meteorito se desplazaba hacia la tierra a velocidad superior a la del sonido. Lo distinguimos claramente de las explosiones mineras o las erupciones volcánicas", ha explicado Pierrick Mialle, científico especialista en acústica del CTBTO. Los datos registrados por la res serán utilizados por los astrónomos de todo el mundo para comprender mejor el fenómeno y determinar parámetros como la altura del estallido, la energía emitida y cómo se fracturó el asteroide.

La red de 45 estaciones de infrasonido del CTBTO que actualmente están funcionando en el planeta miden los cambios de presión en la atmósfera generados por ondas infrasónicas. Cada fenómeno, ya sea un meteoro o una explosión atómica, genera su propio patrón distintivo de ondas que viajan por todo el planeta, explica la organización, que cuenta también con sensores sísmicos, hidroacústicos y de radionucleidos.

El CTBTO ha sido firmado por 183 países y 159 lo han ratificado ya (incluida Rusia, Francia y el Reino Unido), pero todavía faltan 44 con tecnología atómica (como China, Egipto, India, Irán, Israel, Corea del Norte, Pakistán y Estados Unidos) para que entre en vigor. El tratado prohíbe totalmente las explosiones nucleares tanto en la superficie terrestre como en la atmósfera, bajo el agua y en el subsuelo.

Desde 1945 hasta 1996, cuando echó a andar el CTBTO, se realizaron más de 2.000 ensayos nucleares: Estados Unidos, más de 1000; Unión Soviética, más de 700; Francia, más de 200, el Reino Unido y China, 45 cada uno. Desde 1996, informa la organización del tratado, tres países han roto la moratoria de dichas explosiones: India y Pakistán, en 1998, y Corea del Norte, en 2006 y 2009.

Unos días antes del bólido de los Urales, el pasado 12 de febrero, la red sísmica del CTBTO detectó un evento sísmico en Corea del Norte de magnitud 4,9 que fue registrado por 94 estaciones del sistema, y poco después dicho país anunció haber realizado un ensayo nuclear.

Más información