Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘Curiosity’ se prepara para perforar por primera vez en el suelo de Marte

“Agujerear una roca para sacar una muestra es el mayor reto de la misión desde el aterrizaje”, dice Richard Cook, responsable del proyecto

Fotografía de la roca elegida por los científicos para que el robot Curiosity realice las primeras perforaciones en el suelo de Marte.
Fotografía de la roca elegida por los científicos para que el robot Curiosity realice las primeras perforaciones en el suelo de Marte.

El robot Curiosity realizará en breve la primera perforación en el suelo de Marte y sacará muestras. Lo hará en una zona que intriga a los científicos porque sospechan que encontrarán un tipo de terreno formado en condiciones de humedad diferente de las que ya se conocen en el planeta rojo. El vehículo automático de exploración se dirige hacia una roca plana con pálidas venas que han elegido los investigadores y allí realizará la perforación, si los ingenieros consideran que la maniobra no es peligrosa para el robot. “Perforar en una roca para sacar una muestra es el mayor reto de esta misión desde el aterrizaje. Nunca se ha hecho en Marte”, ha explicado Richard Cook, responsable del proyecto Mars Science Laboratory, es decir, del Curiosity, en el Jet Propulsion Laboratory (En California). “El perforador tiene que interactuar con material de Marte, que no controlamos, así que no nos sorprendería si algunos pasos en el proceso no van exactamente como se han planeado”.

Los especialistas de la misión han presentado hoy los planes a corto plazo del Curiosity, que lleva cinco meses ya en la superficie del planeta rojo. La zona elegida para la primera perforación está a unos 500 metros del lugar donde el robot descendió el pasado 6 de agosto en medio de una expectación mundial por la dificultad de la operación.

La zona de la primera perforación se ha elegido por rasgos inesperados que han observado los científicos en las imágenes recibidas del Curiosity. Es una roca con nódulos, venas, diferentes capas y un canto lustroso incrustado en arenisca. Los investigadores se fijaron en ese lugar, según han explicado, porque las observaciones realizadas desde los satélites en órbita marciana muestran que hay allí un terreno fracturado que se enfría más despacio que el resto cada noche. El lecho rocoso en cuestión, bautizado ya John Klein (en honor del que fue subjefe de la misión, fallecido en 2011) está en una depresión poco profunda del terreno llamada Yellowknife Bay. “Esta zona muestra un tipo diferente de entorno húmedo del lecho donde descendimos”, ha dicho John Grotzinger, jefe científico de la misión. De momento, los análisis hechos a distancia con el instrumento de laser ChemCam del Curiosity desvelan la presencia de calcio, azufre e hidrógeno.

“Son rocas sedimentarias que nos indican que Marte tuvo aquí entornos de deposición activa de material. Los tamaños diferentes de los granos nos indican las diferentes condiciones de transporte”, ha dicho Aileen Yingst, científica del instrumento Mahli del Curiosity.

Para hacer la perforación, el robot primero tomará unas muestras de polvo que utilizará para frotar la broca y después empezará a hacer el agujero para tomar muestras que luego someterá a análisis mineralógicos y químicos.