Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Constitucional salva una gran marina virgen de Murcia del ladrillo

El Tribunal anula la reforma legal del PP que desprotegió Marina de Cope en 2001

El Gobierno regional impulsó 9.000 viviendas en primera línea de costa virgen con la reforma

Una playa en la Marina de Cope, Murcia. Ampliar foto
Una playa en la Marina de Cope, Murcia.

El Tribunal Constitucional ha anulado, casi 12 años después, un artículo de la ley del suelo del Gobierno regional de Murcia que desprotegía 11.000 hectáreas de costa virgen para urbanizarlas. Gracias al pinchazo de la burbuja inmobiliaria el fallo llega cuando Marina de Cope, la joya del litoral virgen de Murcia, aún no está construida. El Alto tribunal señala que el cambio de los límites de los espacios naturales de Murcia por ley sin informe científico ni planimetría detallada genera “inseguridad jurídica”. La sentencia es relevante no solo por el sitio concreto, sino porque después otras comunidades cambiaron los límites de espacios protegidos para urbanizar mediante leyes, con lo que sorteaban el control de los tribunales ordinarios. El Gobierno regional señaló que acata la sentencia y que la cumplirá pero que no desiste del proyecto.

En marzo de 2001, en el último momento de la tramitación parlamentaria de la ley del suelo de Murcia, el PP introdujo una enmienda aparentemente técnica: “Los límites de los Espacios Naturales Protegidos incluidos en la disposición adicional tercera y anexo de la Ley 4/1992, de 30 de julio, de Ordenación y Protección del Territorio de la Región de Murcia, se entenderán ajustados a los límites de los Lugares de Importancia Comunitaria a que se refiere el Acuerdo del Consejo de Gobierno de 28 de julio de 2000”.

La enmienda trataba de ajustar los parques naturales de Murcia a los Ligares de Importancia Comunitaria (LIC) que había propuesto el Gobierno de Murcia, del PP, a Bruselas.

El PSOE recurrió al Alto Tribunal hace casi 12 años

Pero además de unificar los límites, tenía otra consecuencia: en algunos puntos muy codiciados por los promotores, se reducía la zona protegida. Eso ocurría en el parque regional Cabo de Cope-Puntas de Calnegre, una zona agreste y libre del ladrillo. La falta de agua, las malas comunicaciones y la protección había salvado ese enclave, cerca de Águilas. En los años 70, Iberdrola planeaba allí una nuclear refrigerada con agua de mar, lo que también ayudó a que no se construyera en la zona. Es un lugar duro, de rocas, donde solo algunos invernaderos ocupan el terreno y algunos pescadores se asoman. Una mala carretera permite bordearlo. Recuerda en algo al Cabo de Gata.

La defensa de la marina se convirtió en un emblema en Murcia (aún hay pintadas con el “Cope no se vende”). Al cambiar los límites de los parques naturales mediante una ley, los tribunales ordinarios quedaban excluidos del control y casi nadie podía recurrir. Fueron 65 diputados del PSOE los que recurrieron ese artículo de la ley al Constitucional.

En su recurso, los socialistas alegaban que no se podía introducir un cambio tan sustancial en una enmienda de última hora, que “sacrificaría arbitrariamente” los valores de defensa del medio ambiente consagrados en la Constitución en 11.000 hectáreas y que generaba “inseguridad jurídica” pues los límites de los espacios protegidos no quedaban claros.

El Gobierno de Murcia insiste en que acata la sentencia pero que mantiene el proyecto

El Gobierno regional defendió que no había tal desprotección y justificó el cambio de los límites en que “los espacios naturales no son algo estático”. Y destacaba que la designación de los LIC había seguido un procedimiento riguroso.

El tribunal, en una sentencia fechada el 13 de diciembre, considera que el artículo es inconstitucional y que los límites de los parques naturales deben volver al límite original. El tribunal considera que la indefinición en la que quedaron los límites de los espacios protegidos generan “inseguridad jurídica” (hasta 2006 no se publicaron los límites de los LIC). “En la declaración de un espacio natural protegido resulta del todo imprescindible que se ofrezca la más precisa delimitación territorial”, afirma la sentencia.

Un portavoz del Gobierno de Murcia afirmó que el Ejecutivo regional “acata el fallo y modificará lo que haya que modificar”, pero añadió que eso “no tiene por qué afectar al proyecto porque no ha empezado”. Este dio a entender que la Marina de Cope volverá a ser parque natural, pero que el Gobierno que preside Ramón Luis Valcárcel volverá a comenzar la desprotección, para lo que necesitará informes científicos y un complejo trámite. Tras conocer la sentencia, Valcárcel declaró que "no se acaba el mundo" con el fallo, ya que "tiene una afectación cero para la Región, porque se refiere a una mínima parte de un territorio en el que todavía no hay nada", informa Efe.

Marina de Cope es uno de los empeños recurrentes de Ramón Luis Valcárcel, en el Gobierno desde 1995, y que el domingo pasado hizo autocrítica en el diario La Verdad sobre su apuesta por el ladrillo. Aunque el proyecto ha ido cambiando ha incluido 9.000 viviendas, 22.000 plazas hoteleras y seis campos de golf y una marina interior con casi 2.000 amarres. El suelo es en parte de Iberdrola, de otros propietarios privados y de cajas de ahorros.

Utilizar leyes para desproteger espacios naturales tuvo éxito y le siguieron otras comunidades. Castilla y León, por ejemplo, aplicó el modelo en un terreno de Soria para construir la llamada “ciudad del medio ambiente”.

Eduardo Salazar, abogado de Ecologistas en Acción y que ha combatido el proyecto de Marina de Cope, se mostró especialmente satisfecho: "No cabemos en nosotros de goce. Creemos que queda todo paralizado y lo que estaba protegido debe volver a serlo. Ya no puede haber una actuación de interés regional en suelo protegido".

Más información