Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrick Moore, astrónomo con vocación pedagógica

Su programa en la BBC se mantuvo en antena 55 años

El astrónomo Patrick Moore.
El astrónomo Patrick Moore.

Con su inseparable monóculo en el ojo derecho, muchos kilos de humanidad y ese discurso cercano y accesible que lo convirtió en el principal divulgador en Reino Unido de las maravillas del universo, Patrick Moore comparecía ante su audiencia el lunes de la semana pasada explicando los recientes descubrimientos sobre el planeta Mercurio. Fue la última emisión, antes de su muerte seis días después (el 9 de diciembre), de un programa que ha permanecido en antena durante más de 55 años con sir Patrick al frente, todo un récord televisivo que figura en el Libro Guinness. Astrónomo, escritor, músico y compositor ocasional, el público británico asocia principalmente su figura al longevo espacio de la BBC The sky at night, pero entre su legado destacan seis docenas de libros y unas investigaciones que han sido utilizadas por los programas espaciales de estadounidenses y rusos.

Este último dato resulta sorprendente ya que Moore carecía de titulaciones académicas —aunque en sus 89 años de vida cosechó varios doctorados honoríficos—, porque fue un hombre de formación básicamente autodidacta y antes un niño de precoz afición a la astronomía: a los 11 años ya era miembro de la Asociación Astronómica británica y tres años más tarde dirigía un pequeño observatorio local. “Siempre insistió en que era un amateur, pero su contribución a la investigación pura fue considerable. Fue autor del primer mapa detallado de la superficie de la luna, consultado por los primeros astronautas que la pisaron”, ha escrito sobre su amigo Brian May, guitarrista de la banda Queen y él mismo también un astrónomo.

Nacido en el pueblo inglés de Pinner (1923), la juventud de Patrick Moore estuvo marcada por los problemas del corazón que forzaron su educación en casa con profesores particulares. Tuvo que ocultar esos problemas de salud y su edad para alistarse a los 16 años en la Royal Air Force y luchar en la Segunda Guerra Mundial. Tras la contienda, se volcó en la enseñanza y en sus investigaciones, que se tradujeron en un primer libro, Guía de la Luna, en 1952. La invitación a un debate sobre ovnis, un año después, le abrió la puerta de la televisión, donde los productores supieron reconocer su capacidad para describir con sencillez fenómenos como los eclipses o el agujero negro. Así nacía en abril de 1957 The sky at night, un programa mensual y nocturno protagonizado por estrellas y planetas bajo la batuta de Moore, quien a lo largo de 11 lustros solo falló a su público en una ocasión por culpa de una gastroenteritis. Desde aquel año 2004, las emisiones se grabaron desde el observatorio que construyó en el jardín de su casa en West Sussex, algo impuesto la artritis y los problemas de columna del presentador.

Era un hombre muy conservador, azote de la inmigración y furibundo euroescéptico, aunque también desafecto de los tories por ser contrario a la caza y muy crítico con la guerra de Irak —“la incursión de Bush podría haber sufragado un programa espacial completo durante varios años”—.

Hace pocos días y tras una corta estancia en el hospital, decidió prescindir de tratamiento y pasar sus últimos días en casa, rodeado de allegados, cuidadores y de su querido gato Ptolemy. Había pedido un funeral muy discreto y que sus amigos celebraran en su lugar una fiesta. Así lo harán el próximo 4 de marzo, día en el que sir Patrick Moore habría cumplido los 90 años.