Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Echániz acusa a los médicos de operar más de lo necesario para cobrar peonadas

El consejero de Salud de Castilla-La Mancha y portavoz de Sanidad del PP afirma que el sistema implantado por el PSOE para reducir las listas de espera es “perverso”

El consejero de Salud de Castilla-La Mancha y portavoz del PP de Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, ha incendiado –aún más- los ánimos de los trabajadores de su servicio. En unas declaraciones hechas el miércoles en las Cortes castellanomanchegas para explicar el aumento de las listas de espera quirúrgicas de la comunidad (un 118% desde 2010 según los cálculos que hizo este periódico) dijo que el sistema anterior, puesto en marcha por el PSOE, “era perverso porque el sistema de retribuciones premiaba no cumplir los objetivos; los servicios que tenían una lista de espera muy grande tenían el premio de las peonadas”. El consejero, además de decir que los objetivos de la ley regional, eran “imposibles” de cumplir, señaló que plan para reducirlas fomentaba que hubiera “indicación quirúrgica por encima de lo necesario” por “los altos incentivos para peonadas”. Echániz dijo que los datos indicaban que el rendimiento por la mañana era inferior al de la tarde, y que las peonadas representaban un sobresueldo de hasta 300.000 euros para los médicos que no cumplían su trabajo en horario de mañana, y aprovechaban para cobrar extras trabajando de tarde.

Las reacciones a estas palabras fueron inmediatas. La primera, en el tiempo, la del portavoz del PSOE en el Parlamento regional, Fernando Mora, que aun admitiendo que podía haber aspectos a mejorar en el sistema de retribuciones, pidió al consejero los nombres de esos médicos.

Mucho menos comedidos han sido los organismos representativos de los profesionales. José Luis Grau, presidente del Sindicato Médico de Castilla-La Mancha (CESM), ha dicho que pone “la mano en el fuego por la profesionalidad de los médicos”. El personal “ha actuado correctísimamente y, si se ha intervenido, ha sido porque lo necesitaba el paciente”, ha añadido, y ha indicado que “las peonadas se hacían para disminuir las listas de espera y en aquellos momentos no eran altas y ahora [que se han eliminado como parte de la política de recortes de la comunidad] sí son muy altas”.

El secretario general de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, en un comunicado, ha solicitado al consejero “una rectificación inmediata de sus declaraciones”. Sus acusaciones “se dirigen contra la profesión médica en general, sin definir quién, quienes y en donde se producen estas irregularidades, dejando entrever que la situación por la que atraviesa la sostenibilidad del modelo sanitario que tantas satisfacciones nos ha dado es debida a una mala práctica de todos los profesionales de la medicina”, se queja Romero.