Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis golpea más a los inmigrantes

El desempleo alcanza al 45% de los extranjeros residentes en España

La OCDE recomienda una escolarización temprana para mejorar su integración

Los inmigrantes son las primeras víctimas de la crisis, especialmente en España, Irlanda e Italia, según un informe de la OCDE difundido hoy, países en los que "han sido golpeados de manera desproporcionada por el paro". En concreto, mientras que en 2010 el conjunto de los Estados miembros de esta organización, el desempleo afectaba al 35% del colectivo, en España este porcentaje se disparó hasta el 43%.

El estudio apunta también que el 21 % de los inmigrantes que vivían en España en 2010 tenían estudios superiores, diez puntos porcentuales menos que en el conjunto de la OCDE.

Según este mismo estudio, el 14,3% de la población de España era de origen extranjero en 2010 y un 6% vivía en viviendas hiperpobladas y precarias, frente a la media del 3% de los españoles y a la del 20% en la OCDE. La OCDE considera que la escolarización precoz en los países de adopción es "esencial" para mejorar su integración, y anima por ello a los Gobiernos a promover que los inmigrantes lleven cuanto antes a toda su familia a su nuevo país y estén más expuestos a la nueva lengua, tanto en casa como en la escuela.

el 14,3% de la población de España era de origen extranjero en 2010

Aunque en el conjunto de la OCDE el número de inmigrantes con alto nivel educativo ha aumentado en 4,4 puntos porcentuales en una década, frente a los 3,8 puntos de los nativos, sigue habiendo grandes disparidades, como la caída de 8,8 puntos en Finlandia entre los inmigrantes o la de 2,5 en España.

El organismo aprovecha el estudio para destacar también que muchos descendientes de inmigrantes están hiperrepresentados en la categoría de los jóvenes bautizados como ninis, sin empleo ni formación, principalmente en España, Bélgica, Austria y Francia.

El documento detalla que el 16% de los que se han instalado en España procede de otro país de renta alta de la OCDE, frente al 28% de la media en el organismo, así como que el 35 % llega de otro país de habla hispana, ocho puntos más que la media global. El 27% se estableció en España en los últimos cinco años, en comparación con la media del 22%, que llegaron en el último quinquenio.