El CSN no contempla la posibilidad de prórroga en Garoña

La presidenta saliente del Consejo enfría una posible renovación de la nuclear burgalesa Martínez Ten critica el desinterés de los diputados por el tema nuclear

La presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Carmen Martínez Ten, ha mantenido en el Congreso que el cierre de Garoña en julio de 2013 es, en su opinión, inevitable: “No contemplo otro supuesto”, ha declarado en su primera comparecencia en la Cámara en dos años —lo que ha llevado a la presidenta a criticar, sin citarlo expresamente, el desinterés de los diputados—. Las declaraciones de Martínez Ten llegan cuando fuentes del sector creen que las negociaciones entre Endesa e Iberdrola (propietarias al 50% de la nuclear) con el Ministerio de Industria avanzan para conseguir prorrogar la vida de la central al menos hasta 2019.

Martínez Ten, cuyo mandato expira en diciembre, ha comparecido por primera vez en la Cámara en dos años. La disolución de las Cortes el año pasado y el desinterés de los diputados la pasada legislatura por conocer las medidas derivadas de Fukushima han llevado a esta situación, pese a que la presidenta del CSN había pedido comparecer en tres ocasiones.

Preguntada por la posible prórroga de Garoña, Martínez Ten se ha atenido al guión del sector nuclear: “No contemplo ningún supuesto más que el del cese de explotación de la central nuclear de Garoña”. El sector nuclear se muestra convencido de que la prórroga es prácticamente inviable mientras que las eléctricas (más acostumbradas a negociaciones político-empresariales) consideran que aún hay margen, ya que el cierre dañaría la imagen del Ejecutivo.

Garoña dejó pasar en septiembre el plazo para pedir la prórroga que Industria le había puesto en bandeja para funcionar hasta 2019 y tiene fecha de cierre en julio de 2013. La presidenta del regulador nuclear ha criticado la incertidumbre que rodea a la planta: "La incertidumbre en temas de seguridad no es buena. Lo que sé es que no han hecho nada de lo que les pusimos para seguir hasta 2019". En 2011, el CSN fijó una serie de condiciones para que Garoña funcionase hasta 2019. Como el Gobierno del PSOE optó por darle cuatro años más de vida —hasta 2013—, le eximió de las más importantes, y ahora debería acometerlas.

Obras y reformas

Esas obras, como la renovación de kilómetros de cable, se suman a las mejoras por Fukushima: “No han hecho una reforma. No han hecho nada, solo las condiciones para funcionar hasta 2013 y nada más. Por eso le digo que no contemplo otros supuestos".

De intentar proseguir con la actividad, esas reformas requerirían de una larguísima parada de recarga de combustible en julio de 2013, lo que podría dar más plazo para que el CSN hiciera los informes. El CSN afirmó en agosto que necesitaba al menos nueve meses para evaluar la prórroga o la evaluación no sería rigurosa. El Consejo mantiene que esos son los plazos, por lo que si Industria pidiese ahora la prórroga, la nuclear debería estar parada durante meses.

Además de hablar de Garoña, Martínez Ten ha venido a criticar el desinterés de la Comisión de Industria por los temas nucleares, y ha lamentado que no compareciera la directora de Seguridad Nuclear, Isabel Mellado: "Esta comisión debe hacer un seguimiento de las inversiones. Ustedes tienen la sartén por el mango porque ustedes pueden pedir las cuentas [de las nucleares]. Nos tienen que llamar, y venir a las inspecciones. Llámennos. (…) Me da vergüenza presionar a los diputados. Presiónennos ustedes a nosotros”. Como había tarea acumulada, la comparecencia, de más de cuatro horas, ha servido para presentar los informes anuales de 2010 y de 2011, para hablar de las pruebas de resistencia a las nucleares tras Fukushima y de la prórroga de Garoña.

A preguntas de la diputada de ICV Laia Ortiz sobre la pérdida de más de 233 fuentes radiactivas de la nuclear de Ascó (Tarragona), la presidenta del CSN ha apuntado que se trata de un suceso derivada de una mala gestión en el pasado: "Ascó está vaciando de muertos el armario. Si una central declara no la penalicen". Ha explicado que no le preocupa que las fuentes radiactivas se hubieran perdido, sino que aparentemente Ascó mandaba al almacén de residuos de baja y media actividad de El Cabril (Córdoba) residuos sin apenas actividad y que no debían ser tratados así. Martínez Ten ha anunciado el siguiente paso: "Expediente sancionador por falta de trazabilidad y un defecto administrativo y vamos a encontrar las fuentes".

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS