Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación acepta flexibilizar su reforma

La FP básica dejará de ser en una vía muerta, como estaba previsto en el proyecto de Wert

Habrá pasarelas entre los distintos itinerarios

La consejera de Educación, Mar Moreno.
La consejera de Educación, Mar Moreno.

El Ministerio de Educación continúa con las reuniones para vencer el rechazo inicial que suscitó su reforma educativa en el sector y en buena parte de las comunidades, incluidas las gobernadas por el PP. La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, se ha reunido este jueves con la consejera andaluza del ramo, Mar Moreno (PSOE), para abordar el nuevo marco regulatorio de la enseñanza obligatoria en España. Entre las novedades que el ministerio de José Ignacio Wert está dispuesto a introducir están los cambios en la nueva Formación Profesional básica. Estos ciclos, pensados para los alumnos más rezagados, sustituyen a los programas de cualificación profesional inicial.

El principal problema reside en que, como estaba diseñada la FP básica en el proyecto de reforma presentado por el ministerio hace dos meses, estos ciclos de dos años se convertían en una vía de salida prematura del sistema para los alumnos con más problemas. Según los planes iniciales del Gobierno, al terminar la FP básica solo se obtendría un certificado de profesionalidad del nivel más básico concedido por el Ministerio de Trabajo. Mar Moreno ha indicado que el ministerio está dispuesto a introducir "cambios en la FP básica" para que no se convierta en una "vía muerta", algo que también habían pedido algunas comunidades gobernadas por el PP. Los programas de cualificación profesional inicial, a diferencia de la FP básica, abrían la posibilidad a que los alumnos pudieran obtener más adelante el título de ESO o acceder directamente a la FP de grado medio. Todavía no está claro si el ministerio volverá a abrir estas dos salidas o solo dejará la de FP.

Andalucía aspira a que se puedan recuperar las dos posibilidades. En la reunión de este viernes, Moreno ha esgrimido algunos datos para respaldar su petición. Más del 36% de los alumnos andaluces de los programas de cualificación profesional inicial acaban logrando el título de ESO. Esto reforzaría la tesis de que a una buena parte de estos estudiantes se les puede recuperar si no se les cierran las puertas como estaba previsto en la FP básica.

Gomendio, según ha detallado Moreno, también ha admitido que el ministerio tiene planteado ser más flexible respecto al currículo, al dar más autonomía a los centros para fijar los horarios y los contenidos de las materias no instrumentales. Otro de los puntos que se tocarán de la reforma, según la consejera andaluza, será el de los itinerarios. Se busca hacerlos menos rígidos que lo previsto inicialmente. Y una de las formas de lograrlo sería a través de un sistema de pasarelas. El objetivo es que la decisión que tomen los alumnos en tercero de ESO (14 años) no sea irreversible.

Moreno ha calificado el encuentro con Gomendio como una "reunión útil". Pese a que se han acercado posturas respecto a la reforma, todavía existen puntos de discrepancia muy importantes. Sería el caso del sistema de reválidas que quiere poner en marcha el ministerio o el establecimiento de clasificaciones públicas de centros a partir de evaluaciones externas.