Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Economía estudia un “plan de viabilidad y ajuste” para el CNIO

El Gobierno prevé pérdidas de seis millones en los próximos cuatro años

Un informe cuestiona las retribuciones de su directora, María Blasco

Investigadores del CNIO.
Investigadores del CNIO.

El prestigioso Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), una institución científica de alto nivel internacional, necesita “un plan de viabilidad y ajuste”, según el informe realizado por el Ministerio de Economía y Competitividad (Mineco), al que está adscrito el centro. En el CNIO “se ha producido un deterioro de los resultados que ha supuesto pasar de un beneficio de 2,5 millones de euros en 2009, a una pérdida de 1,9 millones en 2011”, dice el documento, elaborado el pasado mes de agosto. La situación será más grave aún en el futuro, con un déficit estimado de más de seis millones de euros en los próximos cuatro años. Por ello, la inspección del Servicio de Economía y Hacienda del Mineco recomienda poner en marcha “un plan de viabilidad y ajuste, que incluya las medidas de reducción de costes, mejorando la eficiencia de la actividad investigadora y estimulando la obtención de recursos privados”. El documento destaca la “absoluta prioridad del empleo, en especial los del personal científico, sobre cualquier otra medida de ahorro”.

El centro, situado entre los 10 mejores del mundo en biomedicina, es una institución relativamente joven (se fundó en 1998 bajo la dirección del científico Mariano Barbacid) y ejemplar, no solo por el alto nivel de sus resultados de investigación, sino también por su funcionamiento, constituido como una fundación pública que ha logrado sortear muchos de los obstáculos de contratación competitiva de investigadores de alto nivel y de agilidad de gestión que sufren otros centros.

“El informe responde a las actuaciones anuales y periódicas de control de los organismos en la esfera del sector público cuyo objetivo es analizar la gestión y proponer soluciones”, explica la portavoz de Economía. “Ha sido realizado a iniciativa de este ministerio y en él se analiza la situación del CNIO en los ejercicios pasados”, continúa. “Una vez conocidas las conclusiones se ha convocado al patronato del CNIO para el próximo 6 de noviembre para analizar este informe y adoptar, en su caso, las medidas necesarias”. María Antonia Blasco, directora del centro desde junio de 2011, declinó ayer comentar el informe por considerar que se trata de un documento del ministerio.

El patronato del centro, presidido por la secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, no se ha reunido desde finales del año pasado y, por tanto, no ha aprobado aún las cuentas de 2011, tal y como se destaca en el informe. No se aprobó entonces ni el plan de actuación de 2012 ni es presupuesto para este año.

Además del sueldo, la responsable recibe 36.000 euros de su empresa

Para su financiación, el CNIO cuenta con algo más de 20 millones de euros anuales de subvenciones del ministerio (22,6 millones en 2009 y 2010, y 21 millones en 2011), mas casi otro tanto procedente de los proyectos científicos que obtiene en convocatorias competitivas y en contratos, además de las aportaciones de patrocinio y mecenazgo (en torno a tres o cuatro millones anuales). Desde 2011, y durante cuatro años, recibe un millón de euros anuales del programa Severo Ochoa. La situación actual se está comiendo las reservas del centro. Trabajan en el CNIO unas 400 personas, en su inmensa mayoría, dedicadas a labores de investigación, y el propio informe observa que “el personal dedicado a administración y servicios supone un porcentaje pequeño”, esto es, un 14,4% en 2010 y un 11,9% en 2011.

El minucioso análisis del Mineco destaca que la dirección del centro ha elaborado un plan de austeridad, con medidas orientadas tanto a mejorar los ingresos como a reducir gastos, “cuya aplicación es muy conveniente y se debe vigilar a fin de obtener los resultados esperados”. Pero además, recalca en sus conclusiones que “la situación, si no se toman medidas, supone que el CNIO va a registrar unas pérdidas mayores a los seis millones de euros en los próximos cuatro años, por lo que es necesario, cuanto antes, proceder a la elaboración de un plan de actuación en el que se contengan acciones estratégicas a corto y largo plazo para conseguir la viabilidad económica de la fundación”.

El documento incluye las observaciones de Blasco. Ella defiende un estudio realizado por una consultora externa sobre el CNIO, cuyas conclusiones considera “una hoja de ruta para ajustar los gastos”. Pero el informe del ministerio cuestiona ese estudio en varios puntos. Apunta Blasco también que se ha establecido un techo de gasto para inversiones en equipamiento científico y puntualiza: “Desde el nombramiento de la actual directora, el nivel de gasto del CNIO ha disminuido y se han tomado medidas correctoras de alto calado para mejorar la situación económica del centro”.

Un asunto peliagudo en el análisis del Mineco se refiere a las retribuciones de Blasco, que recibe 195.570 euros al año, de los que 120.000 corresponden a su sueldo como directora. A esta cantidad se añaden otras procedentes de proyectos de investigación. La inspección señala que recibe una retribución fija anual de 36.000 euros de la empresa LifeLength (fundada por Blasco) por sus labores de asesoría. “Surgen dudas respecto a la compatibilidad del desempeño del cargo de directora con la prestación de asesoramiento científico a una empresa privada, por lo que deberá consultarse con la asesoría jurídica”, señala el informe. Blasco argumenta que su salario fue aprobado por el Patronato.