Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La BBC admite que su cultura era tolerante con el abuso sexual

El director general de la corporación pública británica reconoce que la acusación a Savile daña su credibilidad

Desvela que hay entre 8 y 10 casos en investigación

El director general de la BBC, George Entwistle, camino de su comparecencia en el Parlamento. Foto: Facundo Arrizabalaga (EFE) / Vídeo: Reuters-LIVE!

El director general de la BBC, George Entwistle, admitió este martes ante una comisión de la Cámara de los Comunes que el llamado caso Savile está minando la credibilidad de la corporación. Entwistle aceptó que los abusos sexuales a chicas menores de edad llevados a cabo por el que fuera su gran estrella en los años setenta y ochenta, Jimmy Savile, plantea preguntas sobre “la cultura” de la corporación pública en aquellos años. Y desveló que se están investigando “entre 8 y 10” presuntos casos denunciados desde que estalló el escándalo.

Aunque rechazó las sospechas de encubrimiento suscitadas por la decisión de la BBC de no emitir en diciembre una investigación del programa Newsnight sobre los abusos de Savile, admitió que fue un error no emitirlo pero no dio una explicación convincente sobre las razones que llevaron al responsable del espacio a no emitir aquella investigación.

Periodista de 50 años, Entwistle trabaja en la BBC desde 1989 y es su director general desde hace solo unas semanas. Pero se ha visto directamente envuelto en la polémica porque en noviembre pasado le comentaron que Newsnight estaba preparando una investigación sobre Savile que podía afectar al tributo navideño que la gente del que entonces era su departamento, responsable de la programación de la primera cadena, BBC1, estaba preparando en aquel tiempo. Savile, que era inmensamente popular entre el público británico, había fallecido unas semanas antes a los 84 años.

Un depredador en serie a la vista de todos

El presentador de televisión Jimmy Savile.
El presentador de televisión Jimmy Savile. AP

Si hay algo que puede dar idea cabal del impacto que ha tenido la caída del mito de Jimmy Saville es que la familia decidió a principios de octubre retirar el epitafio que se había colocado solo tres semanas antes en su tumba, en el cementerio de Scarborough. Allí está enterrado desde que muriera hace ahora casi un año.

En aquellos días aún no se tenía una idea cabal de la escala de los abusos pederastas de Savile, aunque ya se temía que hubiera al menos 30 víctimas que eran menores de edad en el momento en que el acusado se aprovechó de ellas o, simplemente, las violó, según los testimonios presentados ante la policía británica.

Ahora, la policía tiene noticias de al menos 200 casos por todo el país. Algunos de ellos se refieren también a chicos y se conoce al menos la historia de un hombre que tenía solo nueve años cuando Jimmy Savile abusó de él.

El presentador se aprovechaba de su fama y popularidad para tener acceso a los menores. En ocasiones era en los camerinos que ponía a su disposición la BBC. Otras veces era en escuelas, hospicios u hospitales en los que era recibido como un héroe tanto por su popularidad como por las generosas cantidades de dinero que donaba a estas instituciones.

Lo que sorprendió al principio es cómo pudo mantener una cantidad tan asombrosa de abusos sin que trascendiera. Lo que se teme ahora es que muchas víctimas sí llegaron a denunciarle pero no les hicieron caso. Y que mucha gente sospechaba de sus actividades pero prefería callar. Bien porque tenían miedo del poder de un hombre que tenía acceso a todos los resortes del poder o bien porque les era más beneficioso callar. La BBC, porque era su gran estrella. Las organizaciones que se beneficiaban de sus donaciones, porque denunciarle era irse a la ruina.

Los diputados que interrogaron a Entwistle se mostraron atónitos de que aquella conversación durara tan solo 10 segundos y de que un periodista que ha desarrollado su carrera en los mejores programas de investigación de la BBC no se preguntara por qué una investigación sobre Savile podía poner en cuestión la emisión de un programa homenaje al que fuera histórico disc-jockey y presentador.

“Por lo que recuerdo, me dijo: ‘Quiero que sepas que se está preparando algo sobre Jimmy Savile o investigando a Jimmy Savile y, si se emite, si se confirma, puede afectar a tu programación de Navidad’. Yo dije ‘Gracias por hacérmelo saber. Por favor, mantenme al corriente’ y lo que quería decir con eso es si iba a ir adelante o no”, explicó ante los diputados. Y luego añadió que nunca más hablaron sobre el tema y dio por supuesto, “como así fue”, que el programa no se iba a emitir. Interrogado sobre por qué no se interesó más sobre el asunto, respondió: “Tenía la determinación de no mostrar más interés del debido”. Se refería a que, dado su cargo directivo, tenía que ser cuidadoso en no interferir con decisiones periodísticas.

El actual director general admitió también que, sabiendo ahora lo que sabe —y revelado por la propia cadena en el programa de investigación Panorama emitido el lunes, centrado en la decisión de la BBC de no emitir en diciembre la investigación sobre Jimmy Savile que habían preparado reporteros de Newsnight— está claro que, con independencia de por qué el responsable de este espacio decidió no emitir el reportaje, “las investigaciones periodísticas tenían que haber continuado”. La BBC ha apartado al director del programa, Peter Rippon, hasta que la investigación independiente puesta en marcha aclare qué ocurrió exactamente.

Sin embargo, la duda que sigue planeando es cuáles fueron los verdaderos motivos que llevaron al responsable de Newsnight, Peter Rippon, a vetar el reportaje. Él ha asegurado que fue por razones estrictamente periodísticas. Pero su explicación de aquellos sucesos ha quedado en entredicho después de que la BBC corrigiera el lunes varios puntos de las explicaciones que dio en su día en un blog de la corporación y decidiera apartarle de sus responsabilidades hasta que acaben las investigaciones.

Sobre la BBC recae ahora la sospecha de que toleró las actividades de pedofilia de Savile, que ha sido definido por Scotland Yard como un “depredador sexual en serie” y del que ahora se sospecha que ha podido abusar de más de 200 mujeres y también algunos hombres cuando eran menores de edad. “No hay duda de que lo que hizo Jimmy Savile y la manera en que la BBC se comportó en aquellos años en los que la cadena parece que le permitió hacer lo que hizo, plantea cuestiones sobre nuestra credibilidad. Es una asunto de una gran gravedad”, reconoció George Entwistle ante los diputados. “Estoy convencido de que ha habido un problema de cultura en la BBC. Jimmy Savile no podría haber hecho lo que hizo sin un problema cultural más amplio”, reconoció.

El responsable de la radiotelevisión pública sorprendió a los diputados al declarar que no creía que hubiera “un problema endémico” de abusos sexuales en la corporación porque el número de casos denunciados no era significativo. Preguntado por cuántos casos suponían una cifra significativa dijo que cinco, sin dejar claro si se refería a cinco en general o cinco al año. Luego desveló que se estaban investigando “entre ocho y 10 casos”. La BBC acabó haciendo pública una nota explicando que, desde que estalló el caso Savile, se habían recibido quejas sobre presuntos abusos de nueve personas relacionadas con la cadena, y todas ellas están siendo investigadas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información