Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Keith Campbell, biólogo que ayudó a crear a ‘Dolly’

Se le atribuye gran mérito en la clonación de la oveja

El biólogo Keith Campbell en una imagen de 2002.
El biólogo Keith Campbell en una imagen de 2002.

El 66% es el porcentaje que se le atribuye al biólogo Keith Campbell (Birmingham, Reino Unido, 1954) en el proceso de creación de la oveja Dolly, el primer mamífero clonado a través de células adultas. Y esa cifra no es arbitraria ni simbólica, la aportó Ian Wilmut, el científico británico que encabezó la investigación y el que figuró como el líder del equipo en el artículo que se publicó en la prestigiosa revista Nature tras la creación de la oveja clónica. Campbell, siempre discreto, apareció como uno más de los cuatro firmantes. Fue más tarde, en 2006, cuando Wilmut cuantificó el mérito de su colega.

Los dos científicos pertenecían al equipo de investigadores del instituto Roslin de Edimburgo (Escocia) que en 1996 crearon a Dolly. Fue a partir de la célula de otra oveja adulta a la que se le extrajo el núcleo y se insertó en un óvulo al que previamente se le privó de su propio núcleo. Ese óvulo fue inseminado a otro animal y el resultado fue la oveja más famosa de la historia y un terremoto científico que se extendió a otros ámbitos como el derecho, la política y la religión.

Inevitablemente, el siguiente paso era pensar en la clonación humana. Si se había conseguido reproducir una oveja, ¿Por qué no un hombre o una mujer? Keith Campbell y el resto de sus colegas de Roslin se mostraron contrarios a la clonación de seres humanos desde el principio, aunque apoyaron la investigación de las células embrionarias para fines terapéuticos.

El debate sobre los peligros de la clonación creció cuando en 2003 murió Dolly, tan solo seis años y medio después de su nacimiento. Vivió la mitad de la vida media de una oveja y eso sembró de dudas las investigaciones sobre la creación de vida en los laboratorios. El animal falleció por un cáncer pulmonar y la comunidad científica pensó que Dolly había pagado con una muerte prematura la osadía de sus creadores. La minuciosa autopsia desveló, sin embargo, que murió por un cáncer de origen vírico muy común entre los ovinos.

La carrera profesional de Campbell, que falleció el pasado 5 de octubre a los 58 años, estuvo marcada por Dolly, pero dos años antes lideró el proyecto que clonó a dos terneros a través de células de cultivo embrionarias. Antes, en la década de los ochenta, obtuvo una beca para investigar sobre los mecanismos de crecimiento y diferenciación celular relacionados con el cáncer en el Marie Curie Institute. Desde 1999, investigaba e impartía clases de Desarrollo Animal en la Universidad de Nottingham (Reino Unido).