Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un 15% de norteamericanos necesita cupones de comida

Un total de 47,6 millones de ciudadanos en el país reciben los beneficios del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria

El uso de cupones para canjear por alimentos marca un nuevo récord histórico en Estados Unidos. En el año 2008, fecha del comienzo de la recesión, el 56% de estadounidenses los utilizaban para cubrir sus necesidades alimenticias básicas, según explica un informe publicado esta semana por el Departamento de Agricultura (USAD, por sus siglas en inglés). Los datos recogidos, del pasado mes de junio, explican que más de 46 millones de estadounidenses cuentan con este servicio. Este organismo asegura que el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés) supuso al Gobierno Federal unos 6.200 millones de dólares (4.900 millones de euros) ese mes, lo que indica un 2,8% más que el mismo periodo de 2011.

“Esto significa que uno de cada siete ciudadanos necesita de estos recursos para conseguir algo tan básico como es la comida”, explica el diario The Wall Street Journal. Uno de los ataques que lanzó Newt Gingrich, excandidato republicano a la Casa Blanca, al presidente Barack Obama en enero fue denominarle “el mandatario de los cupones”.

Los abonados al programa han aumentado en el último mes en 173.000 personas y su uso es un 3,3% mayor que en las mismas fechas del año pasado. En ese año, 33 millones de norteamericanos contaban con este tipo de ayuda alimentaria, un programa que le costaba al Gobierno más de 50.000 millones de dólares anuales (39.597 millones de euros). El coste total del programa en 2011 fue de unos 75.000 millones de dólares (59 307 millones de euros), más del doble que hace cuatro años.

Aunque el boom del uso de este cupón fue en 2002 bajo el mandato de George W. Bush, cuando amplió este servicio dentro de la ley agrícola, la sobrecarga real llegó al inicio de la crisis, en 2008, cuando la entonces presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosy, extendió y renombró dicho programa como Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, con el fin de eliminar el estigma de aquellos que estaban desempleados. En 2009, Obama incluyó nuevas ampliaciones dentro de su programa de estímulo a las personas más necesitadas.

Las familias de cuatro miembros o más cuyos ingresos brutos mensuales sean inferiores a 2.242 dólares (1.775 euros) son candidatos a recibir una ayuda de hasta 668 dólares (592 euros) mensuales para alimentos, lo que viene a ser unos 167 dólares (132 euros) por persona, explica la página Web del SNAP. Alrededor del 47% de los beneficiarios son niños y el 8%, son mayores de 65 años, según datos del USAD.

Un estudio de abril de 2012 elaborado por este departamento concluyó que el programa SNAP redujo en un 4.4% la pobreza entre los años 2000 y 2009. Desde entonces, ésta ha aumentado y los ingresos medios han caído, argumenta el mismo diario.

Uno de los puntos principales del programa del candidato a la vicepresidencia por el partido republicano, Paul Ryan, es la reducción del gasto del SNAP en 33.000 millones dólares (26.134 millones de euros) en los próximos 10 años. Para muchos expertos, este programa no solo mantiene a “raya” al hambre de millones de estadounidenses sino que ayuda a su supervivencia, explica el medio digital Bloomberg.