Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El radiodiagnóstico cobra relevancia por la tecnología”

Los avances permiten ampliar las tareas de los profesionales

Es una profesión con el camino formativo marcado. Y nada parecía muy novedoso hace unos años en el oficio de radiólogo como para que los licenciados en Medicina lo escogieran como especialidad. Pero todo ha cambiado. La vía de acceso sigue siendo la de toda la vida, la carrera y el MIR en la especialidad de radiología, que siempre ha sido una elección atípica, ya que está enfocada al diagnóstico, no al tratamiento. Sin embargo, esta profesión está dando un giro impulsado por las nuevas tecnologías.

“Cada vez está siendo más demandada. El radiodiagnóstico ha cobrado aún más relevancia por el avance de la tecnología, que permite un trabajo más preciso”, explica Emilio Huelga Zapico, de 41 años, radiólogo desde hace 11, ahora en el hospital Perpetuo Socorro de Alicante (privado).

“En España, una vez cursada la carrera y el MIR en un hospital público se entra a trabajar directamente. En principio, no hay una superespecialidad, aunque muchos radiólogos se especializan en áreas como la neuroradiología, el estudio del abdomen o el tórax o radiografía vascular, por ejemplo”, señala Huelga Zapico. Él es partidario de trabajar “de forma integrada con el resto de los médicos, principalmente los de urgencias o los cirujanos”. “Puedes ayudar a mejorar un diagnóstico y, con ello, un tratamiento, si tienes la posibilidad de proponer pruebas de radiología que quizás a otro médico no se le han ocurrido o que son novedosas y no sabe que se pueden aplicar a ciertos casos”, detalla.

Perfil profesional

- Un radiólogo se forma con seis años de carrera y cuatro de especialidad. Los técnicos hacen FP superior.

- El sueldo inicial ronda los 40.000 o 45.000 euros brutos anuales y con 10 años de experiencia, de 70.000 a 120.000. Los técnicos de rayos X cobran de 900 a 1.200 euros al mes netos al principio.

De la experiencia de este médico se desprende la posibilidad real de estos especialistas de llegar a escoger forma y lugar de trabajo. “No consiste solo en hacer imágenes médicas, permite colaborar con la planificación de tratamiento, con el seguimiento de las enfermedades, participar en las operaciones con datos de cada paso en tiempo real gracias a las nuevas tecnologías”, detalla.

Además de la carrera de Medicina, hay otra vía para trabajar en este campo, también con muchas posibilidades de empleo, mediante la FP de grado superior. Daniel Sancho, de 25 años, hizo el módulo de Imagen para el Diagnóstico que dura dos años, y encontró trabajo en uno de los hospitales donde cursó las prácticas. “Haces desde radiografías normales, lo más sencillo, a TAC y resonancias magnéticas. Llamas al paciente, le explicas la prueba y la haces. Tienes que empatizar con la gente, explicarles las cosas bien… Luego pasas las pruebas al radiólogo, que decide si hay que ampliar el estudio”, detalla este técnico en rayos X.