Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Johnson & Johnson modificará la composición de sus productos

La compañía planea eliminar productos potencialmente perjudiciales para la salud progresivamente hasta 2015

Champú de Johnson & Johnson para niños.
Champú de Johnson & Johnson para niños. AP

Johnson & Johnson anunció este miércoles que eliminará los componentes potencialmente perjudiciales para la salud de sus artículos de cosmética y de higiene para adultos antes de 2015. La compañía continúa con su política de retirar gradualmente de sus productos los elementos químicos que puedan poner en riesgo a los consumidores y que comenzó a poner en práctica el año pasado en su gama destinada a los niños. A principio de año, aseguró que tenía previsto suprimir todos los ingredientes peligrosos de su línea infantil en 2013.

La empresa ha creado una página web específica para explicar a sus clientes los cambios que pretende acometer en la composición de sus productos, entre los que, además del famoso champú para niños, se encuentran los que integran las marcas de Neutrógena, Aveeno, RoC, Lubriderm o Clean & Clear. Entre los componentes que Johnson & Johnson está dispuesto a eliminar se encuentra el formaldehído -que en 2011 fue catalogado como cancerígeno por el Gobierno de Estados Unidos y que favorece la irritación de la piel, los ojos o las vías respiratorias- o la dioxina 1,4 -que se ha relacionado con el cáncer en estudios sobre animales-. La compañía también planea suprimir el triclosan, el phthalates y el paraben, así como otros ingredientes que emplea en sus fragancias.

La empresa ha creado una página web para explicar los cambios que pretende acometer en la composición de sus productos

El gigante de la cosmética se ha decidido ha eliminar los elementos perjudiciales para la salud de sus artículos movido por la presión que desde 2009 lleva ejerciendo la Campaña por los Cosméticos Seguros, formada por 175 organizaciones medioambientales y de consumidores. En mayo de ese año, la coalición publicó un informe elaborado por Environmental Working Group -que forma parte de la Campaña- en el que, tras analizar varias cremas, jabones y otros productos para la higiene personal de distintos fabricantes, se concluía que muchos de ellos contenían materiales químicos que suponían un potencial riesgo para sus destinatarios.

En su página web, la Campaña por los Cosméticos Seguros ofrece información sobre unos 75.000 artículos que contienen ingredientes nocivos. La Agencia del Medicamento y la Alimentación estadounidense (FDA) no tiene una regulación demasiado estricta sobre los productos cosméticos.

En 2009, más de 30 de sus artículos tuvieron que eliminarse del mercado

El mayor problema que debe abordar Johnson & Johnson ahora es cómo sustituir los componentes químicos peligrosos sin que los clientes noten la diferencia, un proceso laborioso que requiere tiempo y dinero, si bien la compañía no ha desvelado el coste que le va a suponer esta inversión. No es la primera vez que esta empresa ha debido emprender cambios para proteger su imagen. En 2009, más de 30 de sus artículos tuvieron que eliminarse del mercado, entre ellos los medicamentos sin prescripción médica Tylenol, Motrin y Benadryl.

Johnson & Johnson no es el único fabricante de cosméticos al que se le ha exigido que suprima de las fórmulas de sus productos ingredientes perjudiciales para la salud. La Campaña por los Cosméticos Seguros incluyó en su informe de 2009 a otras compañías como Estée Lauder, Avon, L’Oréal o Procter & Gamble. En 2010, ésta última ya limitó la cantidad de dioxina 1,4 de su champú Herbal Essences.