Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de Japón acepta las denuncias penales por el desastre de Fukushima

Dos informes oficiales consideran que la empresa Tepco y el Gobierno nipón fueron negligentes

Las medidas de seguridad no están adaptadas a los estándares internacionales

La Fiscalía de Japón ha anunciado que aceptará las denuncias penales presentadas por particulares contra el Gobierno y la empresa TEPCO por las consecuencias sufridas tras el accidente en la central nuclear de Fukushima-1, según ha informado la televisión pública nipona NHK. La decisión ha sido tomada tras conocer el informe final del comité de expertos creado por el Gobierno para investigar las causas del accidente en la central nuclear, que se ha presentado esta semana.

Desde que se produjo el accidente en Fukushima-1, a raíz del terremoto y el tsunami del 11 de marzo de 2011, miles de personas han intentado presentar ante la Fiscalía denuncias penales por los problemas de salud provocados por la fuga radiactiva. Los médicos consultados por NHK han advertido de que será difícil probar que la fuga radiactiva de Fukushima-1 es la causa de las enfermedades que padecen los residentes en la prefectura o en otras regiones cercanas.

Solo el mes pasado, unas 1.300 personas solicitaron al Ministerio Público que investigara la actuación del Gobierno y de TEPCO por considerar que fueron negligentes.

Aunque los expertos reconocen que el Gobierno ni TEPCO — encargada de gestionar Fukushima-1— causaron el accidente nuclear, sí contribuyeron a agravarlo porque ignoraron los riesgos y confiaron en que las medidas de seguridad de la planta bastaran aunque no estuvieran adaptadas a los estándares internacionales. El documento, que recoge las conclusiones finales la catástrofe de Fukushima, se publica apenas 18 días después de otro informe, firmado por un panel de expertos convocado por el Parlamento nipón, que considera también que el desastre "podría haberse evitado" si los reguladores y la empresa hubieran adoptado las normas de seguridad internacionales.

En el informe, los expertos consideran que Tepco, empresa propietaria de la central nuclear de Fukushima, y el Gobierno del Según el documento, la empresa tenía una capacidad "endeble" para responder a una crisis como aquella porque sus empleados no habían sido entrenados.

Además, instan al Gobierno y a las empresas del sector a idear nuevos planes de contingencia ya que consideran que los actuales no evitarían otro accidente nuclear.

El Gobierno de Japón anunció hace unos días que investigará a los contratistas que operan en la accidentada central nuclear de Fukushima para averiguar si los niveles de exposición radiactiva de sus trabajadores se controlan correctamente tras conocerse el fin de semana que uno de los responsables de una subcontrata de TEPCO pidió a un grupo de nueve empleados que utilizaran placas de plomo para cubrir sus dosímetros.

El plomo es uno de los materiales que mejor aíslan de la radiación, por lo que se cree que el objetivo podría ser ocultar los datos de la exposición real. Los directivos de la empresa implicada negaron que tuvieran intención de ocultar los niveles de radiación a los que se exponen sus trabajadores en la planta.