Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos de familia piden objetar ante la desatención a inmigrantes

La SEMFyC considera que la retirada de la asistencia sanitaria a los 'sin papeles' es inmoral

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFyC), la más representativa de atención primaria, anima a los médicos a objetar ante la retirada de la asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación irregular. Esta organización, con más de 20.000 asociados en toda España, considera que esta medida choca con sus principios éticos y vulnera el código deontológico médico en varios puntos, incluido el que dicta que estos profesionales deben “velar por el bienestar, la lealtad, la justicia y la autonomía del enfermo”. Así, la SEMFyC anima a los médicos a seguir atendiendo a sus pacientes que estén en situación irregular y a declararse objetores para protestar contra esta ley. La lealtad al paciente debe prevalecer, dicen.

“No podemos dejar de atender a personas que porque hayan perdido su permiso de residencia podrían estar en una situación de indefensión sanitaria”, ha explicado Josep Basora, presidente de esta sociedad médica que ha analizado desde el punto de vista de la ética médica el real decreto de medidas urgentes, que incluye la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares, que, a partir del 1 de septiembre, solo tendrán derecho a la asistencia sanitaria de urgencias (excepto los menores) y a la atención al embarazo y el parto. Esta medida, afirman, sitúa a los médicos ante un conflicto ético importante. “El ejercicio de la profesión médica conlleva unas obligaciones éticas de las que los médicos no pueden desprenderse a conveniencia personal, de la organización, ni siquiera de las disposiciones gubernamentales”, aseguran.

Así, muchos de estos profesionales objetarán a esta ley y seguirán atendiendo a los que ya son sus pacientes. Estén en situación regular en España o no. “Estas personas a las que se retira la tarjeta sanitaria son nuestros pacientes. No desaparecen porque el Gobierno diga que ya no tienen derecho a tener prestaciones”, ha remarcado Abel Novoa, autor del documento Análisis ético ante la retirada de asistencia sanitaria a inmigrantes sin permiso de residencia presentado hoy en Madrid y miembro del grupo de Bioética de la SEMFyC. Este profesional de la medicina ha explicado que él organizará su cupo para poder asistir a estas personas dentro de su horario laboral. “Es nuestro deber como médicos”, declara.

La SEMFyC recuerda que, según el Código de Deontología Médica, la objeción de conciencia es “la negativa del médico a someterse por convicciones éticas, morales o religiosas a una conducta que se le exige, ya sea jurídicamente, por mandato de la autoridad o por una resolución administrativa, de tal forma que realizarla violente seriamente su conciencia” (artículo 32.1). Esta, la objeción, es la única salida que tienen los profesionales para poder luchar contra esta medida “injusta e inmoral”, y también para presionar para que se cambie. Para ello han abierto un registro de objetores en el que los médicos podrán inscribirse para dejar constancia de su acción; aunque también deberán informar a su superior.

Esta organización, sin embargo, sí acepta la limitación de la asistencia sanitaria a los inmigrantes que decidan residir en España de manera irregular a partir de ahora, “y que lleguen conociendo esta circunstancia”, sostienen.

Cinco comunidades, Andalucía, Cataluña, País Vasco, Asturias y Comunidad Valenciana ya han anunciado su intención de seguir prestando asistencia sanitaria normalizada a los inmigrantes sin papeles.

Más información