Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Meten el copago, luego el 'medicamentazo'. Recortan en todo”

El incremento del pago por renta en los fármacos crispa a los usuarios de las farmacias andaluzas

En la farmacia de 24horas de la avenida de la República Argentina de Sevilla el trasiego de usuarios es constante. La mayoría llegan para comprar algún producto de urgencia que necesitan, y otros, jubilados en mayor medida, a por su medicación. A pesar de que las farmacéuticas atienden con amabilidad e intentan explicarles lo más claramente posible cuánto dinero tienen que pagar por el medicamento, que desde hace años les salía gratis, las personas mayores no pueden evitar salir del establecimiento con cara de enfado. “No me lo puedo creer”, refunfuñaba una señora jubilada. “Esto no puede ser”, decía otro pensionista.

María José tiene 52 años y trabaja en la ONCE desde hace 26 años. Apoyada en un carrito de bebé, porque anda con dificultades debido a su minusvalía, sale hablando para ella sola y haciendo cuentas. “He pagado 1,60 euros por el omeprazol y el tranxilium. Estos medicamentos los tengo yo como crónicos”, cuenta María José. “A mí no me afecta el (copago farmacéutico), lo que me molesta es lo de que los pensionistas tienen que pagar un 10%”. La trabajadora de la ONCE está enfadada porque a su padre, de 83 años, sí que le afecta. “Mi padre cobra 500 euros, es crónico de los pulmones y además tiene que pagar. Por eso salgo yo indignada, no por lo mío”, continúa explicando. “El medicamentazo, el copago. Es que ya se están metiendo en todo”, apuntilla María José.

El decreto de medidas sanitarias aprobado por el Gobierno central ha entrado en vigor este domingo 1 de julio. El Ejecutivo ha fijado unos topes máximos de ocho, 18 y 60 euros, según la renta del usuario, pero la norma estatal obliga al jubilado a pagar el 10% de todos sus medicamentos cada vez que vaya a la farmacia, aunque haya superado el tope correspondiente. La Administración tiene después seis meses para devolver el dinero cobrado de más. Pero la Junta de Andalucía ha buscado un sistema para que los farmacéuticos andaluces dejen de cobrar los medicamentos a los jubilados una vez que hayan pagado el tope máximo que fija el decreto. El sistema: la digitalizada receta XXI o receta electrónica. Esta fórmula, además de controlar con un “contador de euros” si se ha superado el límite fijado por Sanidad del copago mensual, servirá también para devolver lo que paguen de más.

Ángela Porras, de 29 años y logopeda de profesión, ha acudido a la farmacia de República Argentina de Sevilla para comprarle unos medicamentos a su hijo de tres meses. “No lo he querido llevar a urgencias porque me lo iba a traer peor. Lo pago antes que ir al pediatra a por la receta”. A Ángela todavía no le queda claro si tiene que pagar un porcentaje por los fármacos y cuál será, pero está segura de una cosa: “Si al niño le hace falta, pagaré”.