Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CNIC se asegura financiación privada hasta 2020

La fundación de apoyo al organismo de investigación cardiovascular completará el pago de 100 millones al que se comprometió en 2006 pese a la crisis

Patronato del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Detrás, desde la izquierda, Fernando Gutiérrez (BBVA), Ignacio Polanco (PRISA), Isidro Fainé (La Caixa), Borja Prado(Endesa), Ignacio Garralda (Mutua Madrileña), Cristina Sanz (Repsol), Joaquín Arenas(Carlos III), Concepción Martín (Telefónica), Sergi Loughney (Fundación Abertis). Delante: Luis de Carlos,presidente de la Fundación ProCNIC; Luis de Guindos, ministro de Economía;Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación; Valentín Fuster, director del CNIC; José Manuel Entrecanales (Acciona),Salvador Gabarró(Gas Natural) y>Emilio Botín (Banco Santander).
Patronato del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares. Detrás, desde la izquierda, Fernando Gutiérrez (BBVA), Ignacio Polanco (PRISA), Isidro Fainé (La Caixa), Borja Prado(Endesa), Ignacio Garralda (Mutua Madrileña), Cristina Sanz (Repsol), Joaquín Arenas(Carlos III), Concepción Martín (Telefónica), Sergi Loughney (Fundación Abertis). Delante: Luis de Carlos,presidente de la Fundación ProCNIC; Luis de Guindos, ministro de Economía;Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación; Valentín Fuster, director del CNIC; José Manuel Entrecanales (Acciona),Salvador Gabarró(Gas Natural) y>Emilio Botín (Banco Santander).

En medio de la situación general de recortes, la Fundación ProCNIC (13 empresas que aportan fondos desde 2006 al Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares) anunció ayer que mantenía su compromiso de completar el desembolso de 100 millones cuyo pago debe terminar en 2020. El director del patronato de la fundación, Luis de Carlos, explicó tras la reunión que actualmente esta cantidad supone unos cinco millones al año.

La cifra no es despreciable, porque, como dijo el director del CNIC, Valentín Fuster, representa aproximadamente el 20% del presupuesto del organismo de investigación. El resto es aportado por el Ministerio de Economía y Competitividad (el 60%) y el otro 20% lo consigue el centro en becas y programas de investigación. Fuster destacó que ya la mitad de esta cantidad proviene de fondos internacionales, y lo relacionó con la labor de calidad del centro, que fue reconocida el año pasado con uno de los ocho galardones Severo Ochoa que concedió el ahora desaparecido Ministerio de Ciencia.

Que no se trataba de una reunión de trámite quedó reflejado por la asistencia de los presidentes de las corporaciones que forman el patronato: Acciona, BBVA, Endesa, Fundación Abertis, Fundación Mutua Madrileña, Fundación Marcelino Botín, Fundación Ramón Areces, Gas Natural, Inditex, La Caixa, Fundación Repsol, Telefónica y Grupo PRISA, editora de EL PAÍS, que estuvo representada por su presidente, Ignacio Polanco. Además, asistieron el ministro de Economía, Luis de Guindos; la secretaria de Estado de Investigación, Carmen Vela, y el director del Instituto de Salud Carlos III, Joaquín Arenas.

Guindos destacó el papel de la colaboración público-privada en la investigación. También insistió en que “aunque parezca mentira”, la secretaría de Estado de Investigación era “la más importante”, y, frente a las políticas de recorte, expresó el "compromiso del sector público en mantener su aportación al CNIC" [aunque luego Fuster matizó y afirmó que el año pasado habían sufrido un importante recorte].

Por su parte, Fuster destacó las dos líneas de trabajo más importantes del CNIC: “Descubrir a los investigadores jóvenes y motivarlos” y llevar a cabo “una investigación de alto nivel con aplicación práctica para los enfermos” y “promover la salud a nivel público”.

En un terreno más práctico, el cardiólogo quiso resaltar cinco proyectos. El primero, el de una polipíldora que contiene tres fármacos para tratar a personas que ya han sufrido un infarto; otro de investigación sobre las causas de que las mujeres jóvenes sufran este tipo de complicaciones; dos —uno con el Banco de Santander y otro con General Motors y el Gobierno de Aragón— para predecir y prevenir con consejos sobre hábitos de vida los sucesos cardiovasculares adversos, y un último sobre la eficacia e importancia de tratar con betabloqueantes a las personas que han sufrido un infarto en las dos primeras horas.