Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior informará de niños desaparecidos en prensa y redes sociales

El ministerio asegura que hay 918 casos de menores en paradero desconocido

Manifestación por la desaparición de Yeremi.
Manifestación por la desaparición de Yeremi. EFE

Las primeras 24 horas tras la desaparición de una persona son clave para que la información que se pueda recabar sobre su paradero sea fiable. Incluso más tarde, la movilización ciudadana puede ser un instrumento muy útil para la investigación. El Ministerio del Interior anunció este miércoles la firma de un convenio con la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) para impulsar el sistema nacional de alertas para niños desaparecidos, algo que en realidad ya está en marcha —lo desarrolló el Gobierno socialista— con un número de teléfono al que pueden llamar los ciudadanos, el 116000, operativo todo el día y gestionado por la Fundación Anar, pero que es poco conocido.

Interior pretende que, tras la denuncia por la desaparición de un niño, y cuando los investigadores consideren que es necesario, comiencen de inmediato una serie de llamamientos a la colaboración ciudadana con anuncios en medios de comunicación, redes sociales, pantallas de información en carreteras, aeropuertos, puertos y estaciones de ferrocarril, autobús o metro. Un sistema que ya funciona en países como Estados Unidos.

¿Cuántos menores desaparecidos hay en España? Interior ofreció una cifra: 918 casos abiertos en estos momentos. El ministerio no precisó más, pero fuentes policiales señalan en cambio que el número de “desapariciones inquietantes” de menores (las que preocupan a la policía porque puede tratarse de secuestros o asesinatos) que se están investigando ronda la veintena, y que las cifras en los registros de desaparecidos son más altas porque incluyen datos antiguos y también —lo que hace aumentar enormemente el dato— de menores inmigrantes irregulares que llegan solos a España y que, tras ser internados en un centro de protección, se marchan voluntariamente del mismo. En estos casos, la policía pone una denuncia por desaparición pero, evidentemente, no se trata del mismo caso que el niño Yeremi o los niños de Córdoba.

Si el sistema funciona, y realmente comienza a recibir muchas llamadas, el volumen de información será ingente, e imposible de gestionar por los reducidos equipos que actualmente se encargan de los desaparecidos en la policía y la Guardia Civil. Preguntado por esta cuestión, el ministro del Interior, Jorge Fernández, se comprometió públicamente a poner “todos los medios necesarios” para que el sistema —cuya base será una página web gestionada por la Secretaría de Estado de Seguridad— funcione.