Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAFÉ CON... HELGA NOWOTNY

“La gente joven tiene que moverse, siempre fue así”

La presidenta el Comité Científico del Consejo Europeo de Investigación destaca la importancia del sistema de selección de los mejores

Helga Nowotny, presidenta el Comité Científico del Consejo Europeo de Investigación.
Helga Nowotny, presidenta el Comité Científico del Consejo Europeo de Investigación.

Helga Nowotny es una mujer menuda, jovial y todo lo enérgica y resolutiva que haga falta. Se le nota enseguida. A sus 75 años, y con un currículo impresionante de investigación y distinciones, esta socióloga austriaca preside el Comité Científico del Consejo Europeo de Investigación (ERC), formado por 22 expertos seleccionados por su prestigio, sin ninguna representación por países. Nowotny tiene una agenda medida al minuto durante la celebración del quinto aniversario del ERC, pero no pierde la sonrisa cálida durante la conversación. Ante una mesa con café y pastas, en un pequeño salón del Albert Hall de Bruselas, charla sobre la ciencia y sobre Europa.

“Tenemos una visión muy clara del objetivo del ERC: se trata de encontrar a los mejores investigadores y asignarles una financiación considerable para sus proyectos, y esto es importante sobre todo en el caso de los jóvenes, para que puedan poner en marcha cuanto antes sus propios equipos de investigación”, explica.

Describe la importancia del sistema de selección de los mejores a través de 25 paneles de expertos independientes y unos 1.400 evaluadores. En la última convocatoria resultaron elegidas 266 propuestas, de las que 13 eran españolas. Cada una recibe un máximo de 3,5 millones de euros.

Hace calor en la sala y Nowotny, al no poder abrir las ventanas, pide mantener la puerta abierta, casi como un símbolo de la claridad y transparencia de funcionamiento de ese ERC, “tan absorbente y apasionante” para ella. “Le dedico a esto el 80% de mi tiempo, pero no soy funcionaria, ninguno lo somos en el Consejo; mi puesto está en Viena, en la Fundación para la Ciencia y la Tecnología”. Nowotny es una experta reconocida internacionalmente, con decenas de estudios publicados acerca de la relación entre ciencia y sociedad.

La financiación plurianual y el compromiso de la comisión europea con la I+D mantienen al ERC a salvo de los zarpazos de la crisis, pero la situación es complicada en algunos países. ¿Qué aconsejaría a los jóvenes interesados en seguir una carrera científica pero que se puedan sentir abrumados por los recortes en su país? “Les diría que la gente joven tiene que moverse, que siempre ha sido así, y si no hay condiciones apropiadas en su país, la gente se irá a otro sitio. Si uno cree que tiene las condiciones adecuadas, el empuje y la curiosidad para ser científico, que intente llegar al mejor sitio para lograrlo. Hay que ser persistente, no abandonar...”.

No es habitual que una mujer dirija una institución científica como esta. ¿Tiene el ERC algún criterio para incentivar la presencia femenina en sus programas? “Seguimos exclusivamente el criterio de la calidad científica de los proyectos”, responde. El número de científicas que logran esas ayudas tan solicitadas es manifiestamente inferior al de los científicos. Pero algo está cambiando. “En el programa de los jóvenes, las mujeres son el 27%, y en el de los veteranos, solo el 14%, así que la situación mejora”, dice. Pero todavía hay muchas diferencias por países y por áreas, recalca. “En física y en ingeniería la presencia de las mujeres es inferior, mientras que es superior en ciencias sociales y en ciencias de la vida”.

No ha probado el café —“demasiados ya esta mañana”—, ni las pastas. Se recoloca al cuello una ligera bufanda para la foto, posa un minuto con soltura y sigue con su agenda apretada.