Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos prefieren que les atiendan en el hospital Clínic de Barcelona

Una encuesta de la OCU recoge los centros favoritos de los facultativos para ser tratados

La organización intenta paliar así la falta de información oficial al respecto

A falta de datos públicos, que sean las opiniones de los expertos. Y, entre ellos, los mejores son los propios médicos, que son los que más información tienen. A 281 de ellos se ha dirigido la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para preguntarles dónde les gustaría ser tratados si tuvieran una afección grave en 13 especialidades. El resultado es un predominio de centros de Barcelona y Madrid, y casi todos, públicos.

El preferido de una manera general sería el Clínic de Barcelona, que ocupa el primer puesto de esta clasificación. El grupo de los 10 primeros lo completan el Vall d'Hebron (Barcelona), La Paz (Madrid), 12 de Octubre (Madrid), La Fe (Valencia), Ramón y Cajal (Madrid), Gregorio Marañón (Madrid), Universidad de Navarra (el único 100% privado), Bellvitge (Barcelona ) y Santa Creu i Sant Pau (Barcelona).

Entre las 13 especialidades salen mencionados en los primeros puestos 32 centros diferentes, pero eso no quiere decir, subraya la OCU, que los otros sean malos, sino que no son “los mejores” según los entrevistados. Solo dos están entre los 10 primeros en las 13 áreas sobre las que se consultó: La Paz y Vall d'Hebron.

De ellos, solo 16 repite, lo que da idea de una especialización en muchos de ellos, como los casos de urología u oftalmología.

El Clínic es el preferido para aparato digestivo, diabetes, ginecología, nefrología, neurología y neumología. El Vall d'Hebrón lo es en cardiología y oncología. El resto de los primeros son la Fundación Puigvert (Barcelona) en urología, La Universitaria de Navarra en Otorrinolaringología, La Paz en pediatría, el Instituto de Microcirugía Ocular (Barcelona) en oftalmología y Bellvitge en cirugía ortopédica y traumatología.

Con el trabajo la OCU quiere informar a los pacientes en un momento en que el Ministerio de Sanidad aboga por la libre elección de centro, ya que sin información -y las comunidades no la dan- la elección se convierte en un ejercicio de adivinación por parte de los usuarios.