Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vega, una nueva 'estrella' en el programa de lanzadores europeo

Europa tiene ahora tres tipos de lanzadores, cubriendo así todo el espectro de misiones y órbitas posibles y garantizándose una independencia estratégica de gran valor técnico y comercial

El año de los lanzadores: así es como el personal de la Agencia Espacial Europea (ESA) se refiere informalmente a los últimos doce meses, un periodo de intensa actividad para el programa de lanzadores de la agencia. En febrero del año pasado el segundo vehículo de transferencia automático europeo, el ATV Johannes Kepler, era puesto en órbita por un lanzador Ariane 5 con destino a la Estación Espacial Internacional. Este lanzamiento, el número 200 de la saga Ariane, confirmaba a Europa como potencia de primer orden en este sector tan estratégico. El pasado octubre un cohete Soyuz, el mítico lanzador ruso, despegaba por primera vez desde el Puerto Espacial Europeo, en Kourou, Guayana Francesa, dejando en su órbita los dos primeros satélites operacionales de la constelación europea Galileo. Y hoy, 13 de febrero, un nuevo lanzador europeo, Vega, ha efectuado su primer vuelo -su vuelo de calificación, como se dice técnicamente-.

Vega es el primer lanzador de la ESA para cargas ligeras. Su incorporación completa la familia de cohetes europeos, integrada ya por el lanzador para cargas medias Soyuz y por el Ariane 5, para cargas pesadas. En solo doce meses Europa ha pasado de contar con un único tipo de lanzador a disponer de tres, cubriendo de esta forma todo el espectro de misiones y órbitas posibles y garantizándose una independencia estratégica de gran valor técnico y comercial.

Vega es la abreviación de Vector Europeo de Generación Avanzada y, además, y por eso el nombre, Vega es la segunda estrella más brillante visible desde el hemisferio norte en la constelación Lyra. Este programa, además de abrir la posibilidad de lanzar misiones más pequeñas de tipo científico, tecnológico y de observación de la Tierra, aporta avances tecnológicos importantes. Dos ejemplos son la construcción de la estructura de los propulsores sólidos, realizada en fibra de carbono, y la activación electromecánica de las toberas de los propulsores, para controlar la trayectoria de vuelo. Estas técnicas serán además utilizadas en la próxima generación del lanzador europeo que remplazará un día a Ariane 5.

Vega es un lanzador único, compuesto por tres fases de propergol sólido y una cuarta de propergoles líquidos. La tres primeras, llamadas P80, Z23 y Z9, según su cargamento en combustible, han permitido adquirir rápidamente la velocidad requerida para ponerse en órbita; la cuarta, llamada AVUM (Attitude & Vernier Upper Module), sirve para dar con precisión el último impulso y la orientación necesaria a los satélites antes de su separación del lanzador. Además, Vega, al contrario que la mayoría de los pequeños lanzadores, es capaz de poner en órbita varios satélites en cada lanzamiento.

Siete países europeos han participado en el desarrollo de este lanzador ligero, flexible y competitivo. España ha demostrado, una vez más, tener una capacidad industrial importante en el sector espacial, ocupando el tercer puesto entre los países contribuidores al programa Vega. Siete industrias españolas -GMV, EADS-CASA, EADS-Crisa, RYMSA, Indra, GTD y Sener- han contribuido a desarrollar tecnologías críticas tales como el software de guiado, aviónica, antenas de telemedida, estructuras avanzadas, equipos de control en suelo y procedimientos de verificación externos.

Esta primera misión de verificación de Vega ha sido también una oportunidad, a muy bajo coste, para el lanzamiento de pequeños satélites tecnológicos. Uno de ellos es LARES, de 400 kilos de masa, que contribuirá a estudiar la relación de la gravedad con el tiempo y el espacio según la teoría de la relatividad de Einstein. Vega ha lanzado también en su primer vuelo el microsatélite tecnológico AlMaSat-1, de 13 kilos, y siete CubeSats, de aproximadamente 1 kilo cada uno, del programa de Educación de la ESA.

Entre esos CubeSats se encuentra el satélite XaTcobeo, realizado por la Universidad de Vigo en colaboración con el INTA. XaTcobeo validará un nuevo mecanismo de despliegue de paneles solares, incluirá un software radio reconfigurable en vuelo y analizará también la resistencia a las radiaciones de ciertos componentes electrónicos a bordo del satélite. XaTcobeo ha sido un ejercicio educativo de gran éxito y además permite a la Universidad de Vigo disponer ahora de buenos expertos en Ingeniería de sistemas, conocedores de la metodología y estándares de la ESA, y con un conocimiento privilegiado de la tecnología de satélites cubesats, con muchas posibilidades de futuro.

Tras este primer lanzamiento de Vega, y tras analizar en detalle todos los datos de telemetría obtenidos, Vega continuará su misión poniendo en órbita, durante los próximos tres años, importantes misiones espaciales de la ESA: Proba-V, Aeolus, LISA-Pathfinder, Sentinel 1 & 2 y el vehículo experimental de demostración de reentrada, el IXV (en sus siglas en inglés). Tras este primer vuelo la explotación comercial de Vega será llevada a cabo por el operador Arianespace, que lo comercializará a nivel mundial.

Vega es un nuevo producto de alta tecnología made in Europe con vocación competitiva en el mercado del transporte espacial mundial para pequeños satélites, y que permite a la Agencia Espacial Europea disponer ahora de tres lanzadores complementarios para todo tipo de órbita y misión.

Julio Monreal Hijar es experto en lanzadores de la Agencia Espacial Europea (ESA)