Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Educacion

Exprimir cada euro y "enfriar" la "patata caliente" de la 'ley Sinde'

El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, anuncia diálogo y rendición de cuentas

El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, durante su discurso tras tomar hoy posesión del cargo.
El nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, durante su discurso tras tomar hoy posesión del cargo. EFE

La educación española ha avanzado de forma espectacular en los últimos casi 40 años, y se ha invertido muchísimo dinero para ello, pero los “resultados quizá no han estado a la altura de los recursos”. Por eso, las recetas que ha dado el nuevo ministro de Educación Cultura y Deportes José Ignacio Wert durante su toma de posesión son: diálogo, aprovechar “cada céntimo de cada euro invertido” y medir adecuadamente los resultados obtenidos. Eso, en cuanto la parte de Educación, que será la prioridad del ministerio: “La España del futuro dependerá de nuestro sistema educativo”, ha dicho Wert parafraseando el discurso de investidura de Mariano Rajoy.

En cuanto a Cultura, área que no se va a minusvalorar, aseguró, el ministro ha hablado de la ley Sinde, que intenta reducir la piratería en Internet. Se ha referido al reglamento de esa norma, cuya aprobación dejó pendiente el anterior Gobierno, como “una patata caliente” de la que es consciente y que intentará “enfriar”. Wert añadió: es “una prioridad para el país que seamos capaces de conseguir una protección adecuada del derecho a la propiedad intelectual”, lo que se puede leer como una intención de sacar adelante la regulación, aunque con las diferencias de acercamiento que puede tener el Partido Popular.

En general, el nuevo ministro ha echado mano de la clásica máxima en tiempos de crisis de “hacer más con menos”. Wert deberá aplicar su “programa ambicioso” –no dio detalles, por ejemplo, sobre el aumento a tres cursos del bachillerato que ha anunciado Rajoy- en un contexto de recortes en buena parte de las autonomías que mantienen en pie de guerra a la comunidad educativa, sobre todo, en Madrid. Sí destacó, por ejemplo, la importancia de mejorar la Formación Profesional –que tiene buena parte de la responsabilidad del alto paro juvenil, dijo- y de buscar la excelencia, también aprovechando mucho mejor los recursos, de las universidades -ninguna de ellas está entre las 150 mejores del mundo en los ranking internacionales, insistió, como ya hizo el lunes Rajoy-.

Un poco "agobiado" por la responsabilidad que asume, como reconoció a los medios después de su intervención, Wert tuvo palabras de elogio para los ministros salientes -Ángel Gabilondo, en Educación, y Ángeles González Sinde, en Cultura- y expresó de forma muy general algunos de los principios que van a regir su trabajo: la educación es la garantía de la igualdad de oportunidades y la cohesión social y, además, la posición que obtendrá España en la sociedad del conocimiento dependerá de "la cantidad y calidad del talento educado".

 

Más información