Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Separar a los alumnos un año antes

El PP quiere dar un año más al bachillerato quitándoselo a la ESO

Alumnos Madrileños Haciendo La Prueba LEA
Alumnos Madrileños Haciendo La Prueba LEA Europa Press

Un bachillerato de tres años (ahora tiene dos) es una de las propuestas que más ha llamado la atención del discurso de hoy en el Congreso del líder del PP y futuro presidente, Mariano Rajoy. No ha entrado en detalles sobre la propuesta, simplemente la ha enunciado (tal y como aparecía en el programa electoral), por lo que la comunidad educativa repetía ayer una y otra vez que hay que esperar hasta que no haya más concreción para valorarla. Pero distintos dirigentes del Partido Popular, incluido Mariano Rajoy, llevan casi dos años explicando que se trataría de quitarle un curso a la Educación Secundaria Obligatoria, (ESO ahora tiene cuatro) para dárselo al bachillerato, que arrancaría a los 15 años en vez de a los 16. La peculiaridad de esto es que la escolarización obligatoria se mantendría hasta los 16 años, lo que significaría que a los 15 los chicos y chicas que no hayan repetido estarían forzados a empezar bien 1º de bachillerato, bien 1º de Formación Profesional (que tiene dos cursos).

La educación obligatoria se mantendría hasta los 16 años

Ese adelanto es el que haría rechazar la medida a muchos colectivos que, como CCOO y UGT, sí están de acuerdo en alargar el bachillerato porque el actual es corto (el debate sobre si dos años de bachillerato son insuficientes para que los jóvenes lleguen bien preparados a la Universidad lleva vivo muchos años), pero rechazan “segregar” al alumnado un año antes y abrir la puerta a extender en el bachillerato los conciertos educativos (colegios privados subvencionados). Un temor que también expresó desde el PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, pues si 1º entra en la edad obligatoria, deberá ser gratuito para los alumnos, no solo en la escuela pública, y si se ha de subvencionar 1º, sería casi obligado extenderlo a 2º y 3º.

Sin lugar a dudas, limar un curso de la ESO, que implicaría cambiar la actual ley educativa e importantes dificultades organizativas (¿para qué les sirve un último curso que no lleva a ningún sitio a los que dejen el instituto a los 16 años?, se preguntan muchos), también lleva consigo la idea de separar un año antes a los alumnos con mejores resultados académicos de los peores (que irán a la FP), algo recurrente en el discurso educativo del PP.

Algunos sectores están de acuerdo con alargar el bachillerato, pero no con reducir la ESO

También es algo recurrente en su discurso la libertad de elección de centro (que significa en la práctica extender la enseñanza concertada), pero Rajoy solo lo ha mencionado una vez, durante el debate con Rubalcaba. “Hay gente a la que nos gusta la libertad. Hay quien quiere que la educación para sus hijos se la elijan otros y padres que quieren elegirla ellos". Sin embargo, llama la atención que un tema tan recurrente en el PP no estuviera en su discurso inicial, en el que durante un buen rato sí ha enumerado sus propuestas educativas para cambiar un sistema con un elevadísimo índice de fracaso y abandono escolar: ese bachillerato de tres años, flexibilización de la secundaria, extender el bilingüismo a todo el sistema y el trilingüismo en las comunidades con lengua cooficial, cambio del sistema de oposiciones para profesores (en este punto tampoco hubo detalles), mérito, esfuerzo…. También se cayó de su programa electoral una medida que, durante la negociación del fracasado pacto de Estado por la educación, fue uno de los principales caballos de batalla de los populares: blindar los conciertos por ley, es decir, que si un colegio privado tiene suficiente demanda y pide estar subvencionado, la Administración está obligada a concederla.