Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia católica holandesa acepta compensar a las víctimas de abusos sexuales cometidos por religiosos

Las sumas oscilan entre 5.000 y 100.000 euros, incluso si los hechos hubieran prescrito.- De momento, 48 demandantes saben que serán indemnizados

La Iglesia católica holandesa compensará a las víctimas de abusos sexuales perpetrados en sus internados entre 1960 y 1970. Las indemnizaciones sumarán unos 5 millones de euros y serán abonadas a partir de diciembre. La decisión ha sido tomada después de que la Conferencia Episcopal y la Conferencia de Religiosos de Holanda recibieran unas 500 denuncias (a través de su oficina, Ayuda y Derecho) y aceptaran la propuesta de pago establecida por la Comisión Siewert Lindenbergh. Dirigida por el jurista del mismo nombre, ha establecido cinco categorías de abusos, con sus correspondientes compensaciones.

Así, para las insinuaciones o gestos sexuales que atenten contra la integridad física o mental del menor, la Iglesia desembolsará 5.000 euros. Si hubo tocamientos de genitales, la víctima recibirá 7.500 euros. Dependiendo del periodo y la frecuencia de los dos supuestos anteriores, la suma oscilará entre 10.000 y 20.000 euros. En caso de violación, serán abonados 25.000 euros. Y cuando el abuso fuera excepcional y prolongado, y las secuelas psíquicas permanentes, pagarán hasta 100.000 euros. La misma cantidad rige para las agresiones que correspondan a varias categorías juntas. Los hechos prescritos también serán indemnizados. De momento, 48 personas están ya en la lista de espera para recibir las sumas.

El acuerdo económico es firme, pero la iglesia ha impuesto unas condiciones estrictas para desembolsar el dinero. Solo podrán recibirlo los demandantes que hayan presentado denuncias ante la nueva Comisión de Quejas Sexuales, dirigida por la jerarquía eclesiástica. Una vez cursada, la queja deberá ser probada (por la justicia ordinaria, con una confesión del agresor, o bien por la propia Comisión religiosa).

Los grupos de apoyo a las víctimas, y sus abogados, temen que los psicólogos y juristas designados por la curia para estudiar las denuncias no sean del todo independientes. Tampoco les parece bien, que una vez agotada esta vía, no quepan otros recursos. Por otra parte, el martes presentará su propia evaluación la Comisión Deetman. Ordenada por el Gobierno, la misma se ocupa de analizar todos los abusos sexuales cometidos en el seno de la iglesia católica holandesa desde 1945. En su caso, se han abierto 2.000 expedientes con las denuncias recibidas.