Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lista de los curas señalados

Después de dos años de debate, presiones y 1.820 millones de euros en indemnizaciones a víctimas, el Arzobispado de Boston -junto al de Chicago el más sacudido y afectado en lo económico por los escándalos de pederastia del clero en EE UU- ha decidido publicar una lista con las identidades de 159 curas acusados de abusos.

El Arzobispo de Boston, Sean O'Malley, sigue así los pasos de otras archidiócesis de este país que han decidido abrir sus archivos. El público tendrá a partir de ahora acceso a los nombres de los acusados (algunos han sido apartados del sacerdocio mientras que otros tienen demandas pendientes o ya han sido condenados), así como a noticias de prensa sobre casos y fotografías.

O'Malley colabora con el fiscal general de Massachusetts desde que, hace diez años, saltara a la luz el escándalo por abusos a menores gracias a una investigación del diario The Boston Globe, en 2002. Después de muchas presiones, O'Malley justifica ahora tal revelación porque garantizará la protección de los menores, la transparencia del proceso legal y la reputación de aquellos sacerdotes acusados de haber cometido abusos pero que después han sido declarados inocentes, incluidos aquellos que han fallecido.

Hace unos meses, un estudio encargado por la Conferencia Episcopal estadounidense, con un coste de 1,2 millones de euros, culpaba de los abusos a la llamada revolución sexual de los sesenta y setenta. En 2004, un estudio del John Jay College estimó en 6.700 las denuncias por abusos sexuales, de las que 4.392 estaban dirigidas contra curas.

Diversas asociaciones de víctimas han protestado porque los acusados simplemente fueron trasladados a nuevas diócesis, sin ser apartados del servicio durante la última década. Mientras, la Conferencia Episcopal de EE UU ha gastado 1.470 millones de euros en acuerdos extrajudiciales, gastos legales e indemnizaciones a víctimas, según datos de 2009. El coste total para la Iglesia católica estadounidense podría ascender a 1.820 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de agosto de 2011