Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos de los neutrinos presentan los resultados sin interpretación alguna sobre la velocidad de la luz

Los físicos del CERN se buscan fallos en las mediciones

Una hora ha durado la charla de Dario Autiero, físico del experimento Opera, en Italia, que ha presentado en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), junto a Ginebra, en el auditorio principal de la institución y con transmisión abierta por internet, los resultados del experimento en el que se han obtenido unas mediciones que indican que las partículas elementales denominadas neutrinos, viajarían algo más rápido que la velocidad de la luz, lo que supondría, de ser cierto, una contradicción con uno de los pilares de la Teoría de la Relatividad de Einstein: que nada puede superar la velocidad de la luz.

El seminario de Autiero se ha extendido sobre los detalles técnicos y mediciones del experimento, concluyendo con una frase contundente: "No intentamos hacer ninguna interpretación teórica o fenomenológica de estos resultados". Luego ha comenzado el turno de preguntas y respuestas en el auditorio del CERN que han versado, hasta el momento, sobre las medidas de distancias y de tiempos, de calibración de aparatos, etcétera. Parece que la comunidad de Física de Partículas se inclina por pensar que algo ha fallado en este experimento y no por revisar la teoría de Einstein.

"Cuando un experimento encuentra un resultados aparente increíble y [sus responsables] no encuentran el fallo de las mediciones, el procedimiento normal es abrir [el trabajo] a un escrutinio general y esto es lo que estamos haciendo", ha declarado el director de investigación del CERN, Sergio Bertolucci. "Si estas medidas se confirman podrían cambiar nuestra visión de la física, pero necesitamos estar seguros de que no hay otras explicaciones más mundanas, y esto requiere mediciones independientes".

La velocidad de la luz y que nada puede superarla se ha medido con tremenda precisión en millones de experimentos realizados durante décadas, por lo que es normal el escepticismo de los especialistas ante los resultados de Opera. Además, otros dos experimentos de neutrinos muy similares a los realizados entre el CERN y Opera, uno en Japón y otro en EE UU, aunque con menor precisión por ahora, no han encontrado el efecto de la velocidad superior a la de la luz.

El experimento se basa en enviar haces de neutrinos desde el complejo de aceleradores de partículas del CERN a Opera, que está a 730 kilómetros de distancia, en el Laboratorio Nacional de Gran Sasso (bajo los Apeninos, en Italia). En esa distancia los neutrinos de un tipo de transmutan en neutrinos de otro tipo, y eso es lo que están investigando los físicos, pero al tomar las medidas precisas de tiempos y distancias se han encontrado con el sorprendente resultado de que los neutrinos que salen de Ginebra llegan algo adelantados al detector en los Apeninos. Los neutrinos apenas interaccionan con la materia, así que es muy difícil detectarlos, pero atraviesan toda la Tierra sin inmutarse, por lo que llegan del CERN a Opera sin que sea necesario túnel alguno.