Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile es el país de la OCDE con mayor segregación socio-económica escolar

El país chileno es en el que tiene más peso relativo la financiación privada en la educación primaria y secundaria

Chile es el país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con mayor segregación socio-económica escolar, según el informe anual sobre la educación publicado hoy por dicha institución. El país chileno es el país en el que tiene más peso relativo la financiación privada en la educación primaria y secundaria, y aquel en que menor es la inclusión dentro de un mismo centro de perfiles socioeconómicos de sus alumnos, según describe el informe.

El estudio precisa que el grado de inclusión de las variaciones socioeconómicas dentro de una escuela se sitúa en Chile en menos del 50 %. Ese mismo indicador alcanza de media en el conjunto de la organización el 74,8 % y llega a superar el 89 % en Finlandia y Noruega.

Chile es un caso particular también porque es el Estado en el que mayor peso relativo tiene la financiación privada en la educación no universitaria: un 21 % frente al 8 % de media. El país suramericano dedicó en 2009 de media 2.707 dólares por cada estudiante de primaria y 2.564 dólares por los de secundaria, cuando en la OCDE esas cifras absolutas eran de 7.153 y 8.972 dólares respectivamente.

Sin embargo, si se relaciona esa inversión en la educación preuniversitaria con la riqueza del país, suponía el 4,2 % del Producto Interior Bruto (PIB), superior en este caso al 3,8 % en el conocido como el "Club

de los países desarrollados", y sólo superada por las de Nueva Zelanda (4,5 %) y Dinamarca (4,3 %).

El dinero dedicado a cada estudiante se duplicó con creces entre 1995 y 2008, aunque ese incremento fue particularmente rápido hasta el año 2000. A partir de esa fecha, ese ritmo de subida fue similar al del

conjunto de la OCDE (+34 %).

Los autores del estudio constataron expansión de la proporción de jóvenes que realizan estudios universitarios, aunque puntualizaron que el gasto en esa educación superior no ha aumentado tanto como progresaba el PIB del país.

Así los 6.829 dólares por universitario en 2008 representaban el 76% de lo invertido en 2000 en términos constantes de riqueza. Como en la enseñanza obligatoria, Chile se desmarca por ser el país

con mayor peso relativo en la financiación de los estudios universitarios, un 85,4 % del total.

El grueso procede de las aportaciones (el 79,3 % del gasto por universitario), lo que significa que las familias se enfrentan a "una dura carga financiera si quieren enviar a sus hijos a la universidad", comentó la OCDE.