Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia católica holandesa podría pagar hasta 5 millones a las víctimas de abusos sexuales

La comisión que asesora a la Conferencia Episcopal propone pagos de entre 5.000 y 100.000 euros.- También indica que los casos no deben prescribir

La Iglesia católica holandesa se expone a pagar hasta 5 millones de euros de indemnizaciones a las víctimas de abusos sexuales perpetrados por religiosos. Los afectados deben recibir entre 5.000 y 25.000 euros. En casos excepcionales, la suma podrá ascender a 100.000 euros. Así lo aconseja la Comisión Lindenbergh, encargada de asesorar a la Conferencia Episcopal nacional sobre la compensación que deberán recibir los hombres y mujeres que fueron violentados cuando estudiaban en internados religiosos. Los hechos se remontan a 1960 y 1970, y hasta la fecha se han registrado unas 2.000 denuncias. Debido a las estrictas condiciones impuestas por la Iglesia para que las demandas puedan prosperar, Siewert Lindendergh, el jurista que lidera la Comisión, considera que solo una cuarta parte de los demandantes recibirá el dinero.

Para acelerar los trámites, la Comisión establece una serie de categorías en función de la naturaleza de las agresiones. Así, las insinuaciones de tinte sexual serán compensadas con 5.000 euros; los tocamientos de genitales con 7.500 euros; las violaciones, con 25.000 euros. En casos de "abuso severo y continuado con secuelas permanentes", podrá reclamarse hasta 100.000 euros. Martin de Witte, abogado de las víctimas, ha criticado de inmediato el sistema de pagos. En su opinión, carece de validez "porque la propia Iglesia católica, a través de su gabinete Ayuda y Derecho, decide ahora sobre la validez de las denuncias". "Esa labor debe efectuarla un grupo independiente. Además, entre mis representados hay quienes han sufrido mayores daños de los descritos. Pero no hay sumas que lo contemplen", ha dicho.

De momento, Ayuda y Derecho ha registrado 455 denuncias. Por el contrario, la Comisión Deetman, que investiga todas las demandas presentadas en Holanda sobre el particular, tiene ya más de 2.000 en sus archivos. Tanto Deetman, antiguo ministro democristiano de Educación, como la Comisión Lindenbergh, han recomendado a la Iglesia que evite recurrir a la prescripción de los hechos. No les parece una buena forma de ahorrar dinero.

En Estados Unidos, la Iglesia católica tuvo que vender parte de sus bienes inmuebles para abonar mil millones de dólares a las víctimas de abusos sexuales. En Irlanda, los afectados recibieron entre 63.000 y 300.000 euros de indemnización por persona.