Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania encuentra la bacteria en los brotes sospechosos de una granja en Baja Sajonia

Las autoridades sanitarias localizan el material infectado en un paquete abierto en la basura de una familia local

Científicos alemanes han encontrado bacterias E.coli enterohemorrágicas (EHEC) en muestras de brotes procedentes de la plantación sospechosa de Bienenbüttel (Baja Sajonia). No se trata, sin embargo, de pruebas originales recogidas en la propia plantación tras su clausura el domingo pasado, sino de un paquete de brotes vegetales encontrado en el cubo de basura de una familia afectada por la enfermedad. El paquete estaba abierto.La familia vivía cerca de Bonn y dos de sus miembros padecieron la infección por EHEC.

De lo que no cabe duda es de que las bacterias son de la cepa O104, la misma que ha matado a 29 personas en Alemania y a una trigésima en Suecia. Según el ministerio de Sanidad de Renania del Norte-Westfalia, "es la primera vez que puede identificarse una cadena causal" entre la enfermedad y la plantación. El brote infeccioso afecta a casi 3.000 personas, de las cuales más de 700 han desarrollado el síndrome urémico hemolítico (HUS, por su acrónimo inglés), que es mortal en más del 5% de los casos.

El ministro de Consumo del land, el verde Johannes Remmel, ha reconocido que el hecho de haber dado con las muestras en el cubo de basura arroja "un resto de incertidumbre" sobre el hallazgo. Los brotes vegetales que contenía el paquete podrían haberse contaminado en la casa familiar o, tal vez, en el mismo cubo de basura. La bacteria puede transmitirse a través de un pañuelo usado o de unas manos sin lavar.

Andreas Hensel, presidente del BFR, ha considerado "posible que la fuente original de la infección ya haya sido sellada". El equipo de científicos de ese organismo cree que los alimentos infectados podrían haber salido ya de la circulación. No obstante, Hensel ha insistido en que no es recomendable comer en Alemania brotes vegetales germinados crudos -usados para aderezar ensaladas y guarniciones- hasta que se pueda estar seguro.

Con el paso de los días, los expertos consideraban cada vez más firmes los indicios que relacionaban la infección por bacterias E.coli enterohemorrágicas (EHEC) con los brotes de soja y otras leguminosas procedentes de la plantación de Bienenbüttel. Las autoridades basan sus acusaciones en el registro comercial de la empresa propietaria de la explotación, cuyos productos se vendieron, directamente o a través de intermediarios, en las zonas geográficas donde más infecciones se han detectado, en particular los länder de Hamburgo y Baja Sajonia. A pesar de ello, no se conoce que de los cientos de pruebas recogidas directamente en la empresa alguna haya dado positivo, por lo que serían los estudios epidemiológicos por asociación los que ofrecen la evidencia científica suficiente para culpar a los brotes vegetales de la epidemia.

Gert Hahne, portavoz del Ministerio de Consumo de Baja Sajonia, informó el pasado miércoles de que la explotación había vendido sus productos a una cantina de la localidad de Cuxhaven donde "al menos 18 clientes han caído enfermos". Además, se sabe que otra empleada de la plantación sufrió una fuerte diarrea en mayo. Es la tercera trabajadora con síntomas relacionados con la bacteria. Una de ellas llegó a ser hospitalizada. Se sabe también que unas 100 personas enfermaron tras comer en siete cantinas y tres restaurantes que compraban vegetales a la plantación agrícola de Bienenbüttel.

El brote de E.coli ha mantenido en jaque a los científicos alemanes, que han tardado semanas en identificar el origen de la infección. En un primer momento, las autoridades de Hamburgo atribuyeron infundadamente el foco del brote a pepinos procedentes de Andalucía, lo que desató la alarma sanitaria contra esas hortalizas y provocó cuantiosas pérdidas económicas al sector hortofrutícola español. La oposición ha criticado con dureza la "caótica gestión" de las instituciones federales y locales. Precisamente ayer, la canciller federal Angela Merkel salió en defensa de la actuación de su Gobierno durante la crisis sanitaria. Para la canciller, ha habido una "buena coordinación" entre las autoridades competentes.

El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, descartó ayer en Berlín una demanda "Estado contra Estado" contra Alemania, aunque el Gobierno "sigue valorando" posibles "acciones legales contra las autoridades" regionales de Hamburgo. La que ya las ha emprendido es una de las empresas afectadas por la infundada advertencia contra los pepinos andaluces, la malagueña Frunet, que denuncia que se le está negando el acceso al "expediente completo del proceso que llevó a la falsa acusación" contra sus productos.

Alemania no exportó los brotes vegetales señalados como foco de la infección

La Comisión Europea ha asegurado hoy que Alemania no exportó a otros países comunitarios semillas germinadas en forma de brotes de soja o de legumbres para ensaladas o guarniciones procedentes de la explotación de Baja Sajonia señalada por las autoridades sanitarias alemanas como origen del brote letal de E.coli.

"Según las informaciones del Gobierno germano, esos productos han sido consumidos únicamente en Alemania", ha dicho en una rueda de prensa el portavoz de Sanidad de la Comisión, Fréderic Vincent.

En opinión de Vincent, "estamos viendo la luz al final del túnel" en la crisis sanitaria. El portavoz comunitario ha subrayado la complejidad del proceso para encontrar la fuente de la infección, que ha comparado con "una investigación policial".

Más información