El primer ministro japonés sufre una moción de censura por su gestión en Fukushima

La prueba de confianza en el parlamento tiene lugar el mismo día que el OIEA concluye que Japón subestimó los riesgos de tsunami

El primer ministro japonés, Naoto Kan, se enfrenta hoy a una moción de censura en la Cámara Baja por su gestión de la crisis en la planta nuclear de Fukushima, que todavía no logran controlar. La moción se ha presentado hoy y será votada mañana, informa la agencia local de noticias Kyodo News, y ha sido promovida por el Partido Liberal Demócrata (PLD), que gobernó de forma prácticamente ininterrumpida durante 54 años hasta 2009 y que ha criticado la "falta de credibilidad de Kan ante el pueblo japonés".

La moción podría recibir el apoyo de algunos legisladores del gobernante Partido Democrático (PD) críticos con Kan, por lo que no se descarta que la moción prospere, lo que obligaría al primer ministro a dimitir junto con su Gabinete o incluso a disolver la Dieta. La moción tiene lugar unos meses después de que Kan intentara, sin éxito, formar un Gobierno de concentración que incluyera a miembros de la oposición, con el que luchar contra la crisis generada tras el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo.

Más información
Tokio no logra domar Fukushima
Dimite el presidente de la operadora de la central de Fukushima
Naoto Kan, el hiperpragmático
La oposición rechaza entrar en una gran coalición de gobierno en Japón
El mayor terremoto registrado en Japón deja ya cientos de víctimas
Detenido el sistema de refrigeración del reactor 5 de Fukushima
Vivir con miedo
Merkel da marcha atrás a su plan nuclear
La energía atómica divide a Europa
Siete nucleares alemanas suspenden en seguridad

Esta situación política tiene lugar el mismo día en el que el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) ha entregado al Ejecutivo las conclusiones de su informe sobre la situación de las centrales nucleares en Japón, informe en el que dice que este país subestimó el riesgo de un tsunami para sus centrales nucleares. El estudio ha sido elaborado por 18 expertos que desde el 24 de mayo han inspeccionado varias plantas atómicas de Japón, entre ellas la de Fukushima Daiichi, donde la crisis desatada por el seísmo y devastador tsunami del 11 de marzo sigue abierta. El contenido completo de la investigación será explicado en una reunión ministerial sobre seguridad nuclear que el OIEA celebrará en Viena del 20 al 24 de junio.

Mientras tanto, el resumen entregado hoy al Ejecutivo de Naoto Kan indica que a pesar de haber infravalorado los riesgos, Japón difícilmente podría haber hecho más de lo que hizo tras el accidente, con los sistemas de seguridad de la central dañados y escasez de electricidad y personal en ese momento, según informa el canal de televisión japonés NHK. En cualquier caso, el documento expone la necesidad de que de que la Agencia de Seguridad Nuclear (NISA, por sus siglas en inglés), órgano regulador de la energía atómica en Japón, tenga mayor independencia, ya que depende del Ministerio de Industria, que tradicionalmente ha promocionado las centrales nucleares en el archipiélago. No es una recomendación nueva: el OIEA ya aconsejó hace tres años a Japón que escindiera este organismo.

El informe también recomienda que el país revise sus procedimientos para gestionar un accidente nuclear grave, basado en el supuesto de que se dispondrá de suministro eléctrico, al contrario de lo que sucedió en la central de Fukushima. El portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear, Hidehiko Nishiyama, ha explicado hoy que el país espera emplear la investigación como referencia en los esfuerzos para contener la crisis nuclear y mejorar la seguridad de las centrales niponas.

La operadora de la planta, Tokyo Electric Power (Tepco), continúa trabajando para solventar la crisis nuclear, la más grave tras el accidente de Chernóbil en 1986, y espera poder llevar los reactores a un estado de parada fría en enero de 2012.

Imagen cedida por la compañía Tokyo Electric Power que muestra, varios días atrás, a un grupo de expertos de la Agencia Atómica Internacional y miebros de la compañía observando la situación de la planta nuclear de Fukushima.
Imagen cedida por la compañía Tokyo Electric Power que muestra, varios días atrás, a un grupo de expertos de la Agencia Atómica Internacional y miebros de la compañía observando la situación de la planta nuclear de Fukushima.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS