Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Recortes en la sanidad catalana

El alcalde de Sabadell propone cerrar antes las 'embajadas catalanas' que los servicios sanitarios

El edil ha afirmado que no permitirá que el tijeretazo afecte a su municipio

El alcalde socialista de Sabadell (Barcelona) y presidente de la Federación de Municipios de Cataluña (tradicionalmente cercana al PSC), Manuel Bustos, ha mostrado su rotunda oposición al recorte sanitario emprendido por el Gobierno catalán de Artur Mas (CiU). Bustos ha afirmado que "no permitirá" que el tijeretazo sanitario afecte a Sabadell y ha añadido que ha pedido al Ejecutivo catalán que, si hay que ahorrar, se cierren las embajadas o delegaciones que la Generalitat tiene en el extranjero, que ha calificado como "gasto innecesario" en tiempos de crisis.

Los recortes prevén, entre otras medidas, la reducción de 14 millones de euros del presupuesto del hospital Taulí de Sabadell y el retraso de al menos dos años en la construcción del nuevo hospital comarcal Ernest Lluch, en Montcada i Reixac (Barcelona), que tiene que ayudar a descongestionar el Taulí.

Bustos se ha mostrado de acuerdo en reducir el déficit público, pero "en ningún caso poniendo en peligro un servicio primordial como es la sanidad". "Cerrar por cerrar, que cierren las oficinas que tienen en Nueva York y en otros países", ha espetado Bustos. El edil socialista ha lanzado así un dardo a uno de los proyectos impulsados por el anterior gobierno tripartito (PSC, ERC e ICV).

Cada una de las seis embajadas catalanas -abiertas en Nueva York, Buenos Aires, Londres, París, Berlín y Bruselas- tiene un coste anual de unos 90.000 euros en concepto de alquiler y mantenimiento de las instalaciones. Ello no incluye el sueldo del personal contratado ni del delegado, que cobra como un director general, unos 87.500 euros anuales.