Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se confirma la existencia de un extraño planeta extrasolar

Ocho veces más masivo que Júpiter, el cuerpo fotografiado en 2008 está muy lejos de su estrella

En 2008 los astrónomos dijeron que necesitarían dos años para confirmar que un puntito que aparecía junto a una joven estrella, que se presentó como la primera imagen directa de un planeta, lo era de verdad. El plazo se ha cumplido y un equipo canadiense que trabaja con los telescopios Gemini ha confirmado que lo que observaron entonces es un sistema que se mueve a través del espacio, un planeta de ocho veces la masa de Júpiter que orbita una estrella situada a 500 años luz de la Tierra a una distancia 300 veces mayor que la del Sol a la Tierra. Neptuno, el planeta más distante en el Sistema Solar, está 10 veces más cerca.

"Nuestras nuevas observaciones confirman que el planeta y la estrella están relacionados", afirma David Lafrenière, de la Universidad de Montreal. Con esta confirmación, los científicos se encuentran ante un ejemplar único de sistema planetario que desafía las teorías de formación de los planetas. "Puede que este mundo extraterrestre nos esté diciendo que la naturaleza tiene más de una forma de construir planetas", comenta Ray Jayawardhana, coautor del trabajo, que se va a publicar en The Astrophysical Journal.

Cuando se descubrió y fotografió el sistema, se obtuvo también el espectro del planeta y se pudieron conocer muchas de sus características, que se confirman con este nuevo estudio. "Retrospectivamente confirmamos que nuestros datos iniciales constituyen el primer espectro obtenido de un planeta extrasolar", señala Lafrenière. Y estos datos indican la presencia de vapor de agua, monóxido de carbono e hidrógeno molecular en la atmósfera del planeta.

Las observaciones realizadas desde 2008 también desechan que exista cualquier otro gran planeta (con masa entre una y ocho veces la de Júpiter) entre el observado y la estrella.

El primero tiene una temperatura superficial estimadla de unos 1.500 grados centígrados, mucho más caliente que Júpiter, y la estrella una masa estimada de un 85% de la del Sol. Lo que diferencia ambos sistemas es la juventud del estudiado ahora.

Para las observaciones se utilizaron los sistemas del telescopio Gemini Norte, situado en Hawai. El Gemini Sur está situado en Cerro Pachón, en el norte de Chile.