Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ESA alerta de que el vertido del golfo de México puede alcanzar en unos días Florida

La Agencia Espacial Europea asegura que parte de la mancha de petróleo ha entrado ya en la fuerte corriente marina de la cuenca

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha alertado hoy de que la gran mancha de petróleo que avanza por el golfo de México podría llegar en los próximos días a la costa del Estado de Florida. Las últimas imágenes, captadas ayer por el satélite Envisat, recogen "pruebas visibles" de que, al menos, parte del vertido se ha unido al flujo de la corriente del Golfo, que discurre por el sur de Florida y la costa atlántica de EE UU hasta Europa, según señala la ESA en un comunicado. Ahora que el crudo ha entrada en la corriente, añade la nota, "es probable que alcance Florida en unos seis días".

Los científicos del Instituto francés de Investigaciones del Mar (IFREMER) citados por la ESA precisan que, al tratarse de una corriente muy intensa, "sus aguas turbulentas acelerarán la mezcla del petróleo con el agua". Esto podría eliminar la capa de crudo de la superficie del agua, lo que "nos impediría seguir su curso con satélites", añaden, antes de subrayar que "es probable" que la marea negra afecte al ecosistema marino de los arrecifes de coral de los cayos de Florida. Para frenar su posible impacto, se han instalado barreras flotantes a lo largo de la costa oeste de Florida, en los condados de Bay, Escambia, Okaloosa, Santa Rosa y Walton. El arrecife coralino de los cayos está considerado uno de los tres más importantes del mundo.

El vertido se habría unido a la llamada corriente de Lazo, que avanza desde la península de Yucatán, en México, a los cayos de Florida, para, eventualmente, cruzar el Atlántico de forma diluida. La corriente de Lazo se mueve siempre en la dirección de las manillas del reloj, dentro del Golfo, y se conecta a la corriente del Golfo en el sur de Florida, cerca de Cuba. Sin embargo, su trayectoria y forma cambian. En ocasiones discurre muy al norte, rozando las costas de Luisiana, Misisipi y Alabama, y en ocasiones fluye más al sur.

"Los próximos días serán críticos", explicó el lunes Villa Kourafalou, profesora e investigadora de la Rosentiel School en la Universidad de Miami. "Hay, además, un campo de remolinos que actúa de forma impredecible. Hay muchas variables en juego, pero si el petróleo se une a la corriente, con uno de los remolinos, viajará muy rápidamente hacia Florida".