Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos años de prisión para un religioso que abusó de dos niñas en Vigo

Los hechos ocurrieron en 2009 cuando el condenado hacía labores de secretariado en un colegio marista de la localidad gallega

Un religioso de 69 años ha sido condenado a dos años de cárcel y una multa de 4.140 euros por realizar tocamientos a dos niñas de 10 y 11 años, publica hoy Faro de Vigo. Los hechos ocurrieron entre febrero y abril de 2009 en el despacho que ocupaba el condenado, F.V.T., que colaboraba en labores de secretaría en el Colegio Marista El Pilar de Vigo desde su jubilación, según el diario.

El condenado, que ha reconocido los abusos y perteneció como hermano a la congregación, fue apartado del centro educativo tras conocerse los hechos y tendrá que indemnizar a las víctimas con 14.000 euros, aunque 12.000 ya fueron consignados por el acusado en el juzgado.

El juicio contra F.V.T. no llegó a celebrarse, ya que se alcanzó un acuerdo entre la abogada defensora del ex hermano marista, la fiscal y el letrado de la acusación particular.

El fallo judicial señala que los alumnos solían acudir al despacho del religioso fuera de horas de clase "a pedirle golosinas que guardaba en un armario". Según la sentencia, una de las menores, que entonces tenía 10 años, fue al despacho "a saludarle y a pedirle golosinas", momento en el que el sexagenario, "con el propósito de obtener una satisfacción sexual, al menos en dos ocasiones le tocó el pecho por encima de la ropa y en una de ellas la barriga por debajo de la camiseta".

Los abusos a la otra menor se produjeron cuando, según su padre, la chica acudió al despacho a hacer unas fotocopias. El condenado, dice la sentencia de la que se hace eco Faro de Vigo, "actuando con idéntico ánimo", le realizó tocamientos en el pecho por debajo de la ropa, al tiempo que le decía "qué callada eres y qué guapa eres".

Además de la pena impuesta -el condenado no irá a la cárcel al no superar los dos años- y de la multa, no podrá aproximarse a las víctimas durante cinco años y se le inhabilita para el ejercicio de cualquier profesión u oficio relacionado con la docencia por un periodo de seis años.