Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer europea tiene que trabajar ocho años para ganar lo mismo que un hombre en siete

Algunas empresas pactan complementos salariales con los varones al margen de la negociación colectiva

Una mujer europea tiene que trabajar 52 días más cada año para igualar su salario al de un hombre y tiene que trabajar ocho años para obtener el mismo sueldo que un hombre recibe en siete años. La brecha salarial entre hombres y mujeres en la Unión Europea es del 17%. En España es aún mayor y se eleva al 26%. Son datos aportados por la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, durante la jornada Igual trabajo, igual salario celebrada hoy en el Congreso de los Diputados por el Grupo Socialista con motivo del Día de la Igualdad Salarial.

Aído ha señalado que el 60% de las personas que terminan sus estudios universitarios en la UE son mujeres y "lo hacen con mejores expedientes académicos" que los varones, pero esta realidad "no se traslada ni a la incorporación de la mujer al mercado laboral ni a sus posibilidades de promoción". Asimismo, la ministra ha calificado de "curioso" el dato de que "cuando hombres y mujeres tienen hijos a su cargo, la tasa de empleo de las mujeres cae 12,4 puntos y la de los hombres aumenta 7,3 puntos".

Para acabar con estas "intolerables formas de discriminación", Aído ha indicado que el Ministerio de Trabajo realizó en 2008 y 2009 más de 10.000 inspecciones a empresas, de las que 241 fueron por discriminación salarial. Según ha dicho, la mayor parte de las infracciones salariales se debieron a los complementos que se pactan con los hombres "al margen de la negociación colectiva".

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, ha afirmado que la tasa de temporalidad de las mujeres es del 27% frente al 25% de la de los hombres, que la contratación a tiempo parcial tiene cara de mujer (el 80% de estos contratos se realiza a mujeres) y que "la economía sumergida se acentúa en los sectores ocupados mayoritariamente por mujeres, como son limpieza, servicio doméstico y comercio al por menor".

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha señalado que "hay que acabar decididamente con esta situación, por una razón de justicia y por una razón de eficacia", y para ello el Gobierno y el PSOE, ha asegurado, trabajan en incluir medidas concretas en la futura Ley de Economía Sostenible. En opinión de Aído, esta situación es "totalmente injusta desde el punto de vista social e ineficiente económicamente, porque está demostrado que los países más productivos son los países más igualitarios".