Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Definidas las mejores terapias para empezar a tratar el VIH

Un estudio con más de 1.800 pacientes compara los cócteles más habituales.- La conclusión es que no hay un ganador claro y sugiere cuatro opciones

Los médicos que tratan a personas con VIH han pasado en 15 años de no tener casi opciones a disfrutar de tantas alternativas que no está claro por cuál empezar. Encontrar la combinación de fármacos es un proceso que se suele guiar por el ensayo y error. Un ensayo del ACTG (siglas en inglés de Grupo de Ensayos Clínicos sobre Sida, una organización independiente financiada por el Gobierno estadounidense) presentado en la Conferencia sobre Retrovirus y Enfermedades Oportunistas (CROI) celebrada en San Francisco ha determinado las mejores combinaciones.

El ensayo llamado ACTG5202 es, en verdad, una serie de ellos, en los que se van enfrentando algunas de las combinaciones preferidas como primera terapia por los médicos en función de su experiencia. Estos cócteles combinan fármacos de tres familias, que actúan sobre dos de las enzimas que necesita el VIH (el virus que causa el sida) para reproducirse una vez que infecta una célula. "Aunque parece complicado, este estudio era realmente un estudio dos por dos: efavirenz frente a atazanavir/ritonavir y abacavir/3TC frente a tenofovir/FTC. Los resultados demostraron que realmente no hubo diferencias en la eficacia se usara efavirenz o atazanavir potenciado o se usara abacavir/3TC o tenofovir/ FTC en conjunto", explica Anton Pozniak, director del Servicio de VIH del Hospital de Chelsea y Westminster (Londres). "La tolerabilidad de todos los compuestos fue muy satisfactoria y creo que los médicos pueden tener mucha confianza en el uso de estas combinaciones para sus pacientes", ha añadido.

El jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, apunta: "Hasta ahora no se había encontrado un inhibidor de la proteasa [IP, una de las familias de fármacos] que fuera capaz de compararse a efavirenz [de la familia de los inhibidores de la transcriptasa, subgrupo de los llamados no análogos, NNRTI] como medicamento base en cualquier terapia de inicio. Ahora, con atazanavir [otro IP] potenciado con ritonavir ya no hay duda de que contamos con una alternativa igual de potente. Habrá pacientes que puedan empezar con uno o con otro y en ese caso habrá que elegir. Sin embargo, también habrá pacientes en los que sólo se podrá iniciar con uno en concreto. Y esto último puede ser así por una cuestión de interacciones o enfermedades de base que obliguen a optar. Puede ser un problema de resistencias primarias a uno de los fármacos; en el caso concreto de efavirenz, hay algunas contraindicaciones claras (pacientes embarazadas o que buscan quedarse embarazadas, pacientes con patología psiquiátrica o en tratamiento con metadona) que pueden superarse con atazanavir sin que eso suponga utilizar como alternativa una terapia menos eficaz".