Andar sentado para prevenir el síndrome de la clase turista

Una empresa andaluza en colaboración con la Universidad de Granada y el Hospital Clínico San Cecilio ha creado un dispositivo que previene el síndrome de la clase turista. Se trata de un aparato hinchable pensado para ser usado con pies, que estimula el retorno venoso y favorece la circulación sanguínea, así como la microcirculación en la zona plantar, mediante la ejercitación física y el recreo de la acción de andar.

El dispositivo, llamado estimulador circulatorio Flip-Flow, ha sido desarrollado por un equipo de trabajo del Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada y los departamentos de Cirugía y Educación Física y Deportiva de la Universidad de Granada. Está pensado para ser usado por los viajeros que realizan trayectos en avión de más de cuatro horas de duración, el perfil de las personas que padecen el síndrome de la clase turista.

El síndrome de la clase turista, reconocido como riesgo global por la OMS, afecta al 3% de los de los viajeros sanos que realizan viajes sentados e inmóviles durante más de 4 horas de duración. A todos ellos hay que sumarles aquellos que tienen patologías previas y los que tienen más riesgo de sufrir problemas de obstrucción venosa tales como obesos, mujeres, embarazadas, enfermos crónicos del corazón, pacientes tumorales, diabéticos, etc. Es una patología venosa que se manifiesta de diversas formas. Desde molestias leves como edema, entumecimiento, hormigueo en miembros y cansancio en general a otras graves (trombosis venosa profunda y embolia pulmonar) que incluso pueden provocar la muerte.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS