Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Ni China ni EE UU pueden eludir su responsabilidad"

El presidente reclama "una nueva era energética" que sustituya al carbón y al petróleo, y hace un reconocimiento a los ecologistas: "Tenían razón"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha declarado ayer en su intervención ante el pleno de la Cumbre del Clima que un fracaso en Copenhague sería un fiasco. El presidente ha expresado su "reconocimiento a todos los que a través de ONG y movimientos sociales han reclamado respeto a la tierra. Hoy es su día. Tenían razón".

En medio de una serie de discursos muy vagos, Zapatero ha entrado en la clave de la negociación: la pugna entre EE UU y China: "Debemos alcanzar un acuerdo en Copenhague. Aquí y ahora. Ni EE UU ni China pueden fallar en esta cita histórica. Ni EE UU ni China pueden eludir su responsabilidad". "Esta cumbre no es un debate entre países pobres y ricos. No es entre países con reservas de petróleo y los que no tenemos. Es una cumbre para apostar por la ciencia, la capacidad de superación del ser humano. O por el inmovilismo y el que nada cambie. O por la atadura estéril ante una visión inmediata. Una cumbre para gobernar el mundo y la Tierra juntos o dejar que cada uno se intente salvar".

"El cambio climático es fundamental para el futuro. Y si los jefes de Gobierno estamos aquí es porque queremos un acuerdo, porque hemos asumido una conclusión científica: estamos elevando la temperatura de una forma peligrosa para la pervivencia de la humanidad, que ya tiene consecuencias graves", ha declarado Zapatero, que intervino después del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad; del de Corea del Sur, Lee Myung Bak; y del brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Zapatero ha afirmado que "la causa son las emisiones de CO2 y que la respuesta es reducir de manera contundente estas emisiones". "Si estamos aquí deberíamos asumir que reducir drásticamente el CO2 y cambiar la energía supone un esfuerzo colectivo, muy grande para algunos países, pero también un camino de desarrollo". El presidente español ha reclamado que "una nueva era energética ha de nacer en nuestro tiempo. Tras la era del carbón y la reciente del petróleo, debe nacer una nueva era basada en el ahorro, en las renovables, en el gran esfuerzo tecnológico compartido y en la democratización de la capacidad de producir energía".