La agencia del medicamento de EE UU rechaza recomendar que se vacune a los niños del papiloma

Admite que el tratamiento se utilice para prevenir las verrugas genitales en los chicos

La Agencia del Medicamento estadounidense (FDA) ha rechazado avalar la vacunación general de niños para prevenir la infección por el virus del papiloma. Este fármaco (en verdad dos, ya que hay dos laboratorios implicados, Novartis y Merck) fue aprobado en 2006 para que se usara en chicas para evitar el cáncer de cuello de útero, y los laboratorios querían una decisión similar para impedir las verrugas genitales. Pero sólo han conseguido un respaldo a medias. Se autoriza el uso, pero no se recomienda que se utilice de manera generalizada. Como en el caso de las chicas, se recomienda que, en todo caso, si el médico lo cree conveniente, se aplique la vacuna a los niños antes de que tengan sus primeras relaciones sexuales.

Más información
"El 21% de los tumores tiene origen infeccioso. Es toda una sorpresa"
La vacunación contra el virus del papiloma humano no compensa en chicos
El 60% de las niñas de 14 años se ha vacunado contra el papiloma

Los partidarios de que se generalizara el tratamiento aducen que no se trata sólo de prevenir el cáncer genital. También hay tumores orales causados por el virus del papiloma, advierten. También los grupos de lesbianas, gays y transexuales eran partidarios de extender esta aplicación, ya que el virus del papiloma también se relaciona con el cáncer anal o de recto transmitido por vía sexual.

Un análisis de la decisión publicado en Medscape apunta a que la resolución salomónica (no recomendar pero permitir) podría estar muy influenciada por las dudas suscitadas por la relación coste-efectividad de la vacuna. Si ésta ya fue puesta en duda cuando se trataba de chicas (el cáncer de cérvix es de lo más frecuentes entre las mujeres, con la excepción de países como España, donde las citologías ayudan a frenar la mayoría), mucho más si se trata de lesiones más infrecuentes o menos graves. Sin contar con los prejuicios a la hora de decidir un tratamiento para prevenir una enfermedad que se transmite también por el sexo anal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS