Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% de los padres no sabe que sus hijos están conectados a redes sociales

En las casas hay más móviles que fijos.- Casi el 70% se conecta sin ningún control paterno.- Los jóvenes conocen los peligros de Internet

Las redes sociales, con Tuenti a la cabeza, son ya parte de la vida de los jóvenes de 11 a 20 años. Más del 90% de ellos ha accedido a una de ellas, sobre todo para hablar con amigos a los que ven con frecuencia. Pero en un 40% de los casos, los padres ni siquiera lo saben, según un estudio de la Fundación Pfizer hecho con dos mil entrevistas (mil a hijos y mil a padres), con una fiabilidad del 95%.

Casi el 70% de los encuestados se conecta a Internet sin que sus padres ejerzan ningún control sobre qué páginas visitan o con quién chatean. Pero, para su tranquilidad -de los mayores-, aunque estos desconocen mucho de lo que saben los más jóvenes, los hijos son ampliamente conscientes de los problemas que pueden tener, desde la entrada de piratas informáticos que les roben contraseñas o datos hasta el acoso sexual.

"Se trata del primer estudio riguroso realizado en nuestro país sobre el uso que hacen los adolescentes del teléfono móvil, las nuevas tecnologías y las redes sociales que ofrece Internet", afirma Francisco J. García Pascual, director de la Fundación Pfizer. En este sentido, "la principal conclusión del estudio es que las redes sociales se encuentran totalmente incorporadas al día a día de los adolescentes, frente al elevado porcentaje de padres que desconocen en su totalidad o han incorporado con más lentitud este tipo de herramientas. Un 30% de los padres todavía no tiene acceso a Internet".

"El 92% de los jóvenes usa las redes sociales para charlar con sus amigos prácticamente a diario. Sin embargo, solamente dos tercios de los padres son conscientes de que sus hijos participan en estas redes (casi el 40% de los padres son desconocedores de las redes sociales)" destaca García Pascual.

Pero el informe, que parte de un análisis de la penetración de las tecnologías de la información (TIC) en los hogares va mucho más allá. Así, por ejemplo, destaca que hay más casas con teléfono móvil que con fijo, que hay más jóvenes con móvil que adultos, y que en las familias hay una doble brecha digital: la primera, entre hijos y padres. Y, la segunda, dentro de los más jóvenes, que hasta los 13 años no se incorporan masivamente al uso de las nuevas -ya no tanto- tecnologías.

El trabajo destaca que las chicas han llegado "unos meses antes" a las redes sociales, pero no ha encontrado diferencias en el uso por sexos.

Los pocos jóvenes con una opinión negativa sobre las redes sociales (37 de los 1.000 encuestados), basan sus críticas fundamentalmente en los peligros asociadosa las mismas, en general ("la redes pueden estar abiertas a engaños, mentiras, etcétera."), y, aunque con menos peso, también por la falta de privacidadque pueden acarrear ("problemas con los datos personales") y la genérica desconfianza que merecen ("no son tan buenas").