Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso convalida el decreto ley de la TDT de pago

Todos los grupos de la oposición critican el procedimiento utilizado por el Gobierno

La oposición ha arremetido esta mañana en el Pleno del Congreso de forma unánime contra la fórmula elegida por el Gobierno para regular la televisión digital terrestre (TDT) de pago: a través de un real decreto ley, en pleno mes agosto y pese al varapalo del Consejo de Estado. Pero a la hora de convalidar el texto, los diputados han dado su respaldo al Gobierno por 183 votos a favor, 150 en contra y 6 abstenciones. El PP propuso que el real decreto se tramitara como proyecto de ley, pero no contó con el apoyo del resto de los grupos.

Para el PP, la TDT de pago es un episodio de "abuso, arbitrariedad e incompetencia" del Gobierno. Y es, además, "improcedente", toda vez que el Consejo de Ministros ha examinado ya un anteproyecto de la Ley General Audiovisual, que contempla este sistema de televisión. Además, el real decreto es "rigurosamente inconstitucional" porque la Constitución exige que este recurso legislativo se utilice en casos de extraordinaria y urgente necesidad. "¿Dónde está la urgencia?", se ha preguntado el portavoz popular Miguel Ángel Cortés durante el debate de convalidación del texto celebrado en el Pleno del Congreso esta mañana.

Tras afirmar que "este Gobierno sólo busca favorecer a los amigos y dejar claro que conviene ser dóciles a la voluntad del poder", Cortés ha recordado el tirón de orejas que el Consejo de Estado dio al Gobierno por intentar regular la TDT de pago a través de un real decreto.

La misma argumentación ha utilizado el diputado de ICV-IU Gaspar Llamazares. Además de reprochar al Gobierno que "no hay razón para la urgencia" ha sostenido que no existe ningún tipo de "interés general" para los ciudadanos. Llamazares ha cuestionado la "política mosaico" en el ámbito audiovisual, destinada a "trocear del sector y pactar trozo a trozo con los sectores afectados". Desde el PNV, José Ramón Beloki, ha acusado al Ejecutivo de "caminar a impulsos" y a "saltos de mata", bordeando incluso la legalidad y "actuando de forma inconstitucional". Beloki ha lamentado que el real decreto ley de aprobara en el Consejo de Ministros en pleno mes de agosto, "cuando la gente está distraida".

También CIU, aunque con más benevolencia, ha criticado el "abuso" que el Ejecutivo hace de la fórmula legislativa del real decreto ley. En el caso de la TDT de pago, el Gobierno no ha estado "acertado". Josep Sánchez Llibre, no obstante, dijo que el sentido del voto de CiU no estaría condicionado por la forma utilizada sino por el contenido que, en su opinión, fomenta la competencia y facilita la innovación de las parrillas.

Para la líder de UPyD, Rosa Díez, la TDT de pago es "un regalo a los amigos" y "una decisión arbitraria" aprobada en pleno agosto "para ver si pasaba más desapercibida" y a través de un procedimiento "inadmisible". Díez recordó que 24 horas después de que el Gobierno diera el pistoletazo de salida para la TDT de pago, un operador (Mediapro, que forma parte del accionariado de La Sexta a través de Imagina, líder de GAMP) anunciaba la puesta en marcha de un canal de pago (Gol TV).

Sólo el portavoz socialista, Óscar López, ha hecho una defensa cerrada de la TDT de pago y de la "hoja de ruta clara" del Gobierno para redefinir el sector audiovisual. "Hoy se da un paso decisivo con la liberalización del mercado de la TDT de pago".

Durante su intervención, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, se ha esforzado en justificar la "extraordinaria y urgente necesidad" de la TDT de pago y los efectos sobre el "interés general", aunque sus argumentos no convencieron a los grupos de la oposición. Tras negar que el real decreto ley se hubiera aprobado con "precipitación" ("el Gobierno lleva trabajando desde hace dos años") Sebastián ha asegurado que la regulación obedece a una petición del sector, que traerá "competencia y diversidad" en el terreno de los contenidos y que su objetivo es que todos los "operadores sean tratados por igual".

Sebastián ha asegurado que el Gobierno "antepone el beneficio colectivo de los ciudadanos al beneficio particular de cualquier grupo o cualquier empresa" y ha insistido en que la TDT de pago es "de indudable importancia" económica y tecnológica, ya que movilizará en cuatro años más de 5.000 millones de euros, será un impulso para la implantación de la TDT porque acelerará el proceso de antenización, y una alternativa de ingresos para los operadores. Tras señalar que es una "medida eficaz" para incentivar el consumo, ha sostenido que abaratará los precios de la televisión de pago en general. Puso como ejemplo el caso del fútbol: "Antes se pagaban 12 euros por ver un partido y ahora se pueden ver ocho por menos de 15.

La TDT de pago se aprobó en agosto pese a que los sintonizadores digitales vendidos hasta entonces (unos 20 millones) no permiten recibir las señales. Sebastián ha anunciado que antes de que termine el año habrá en el mercado 250.000 unidades.