Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad autoriza al Vall d'Hebron a realizar el tercer trasplante de cara en España

La Comisión de Trasplantes ha aprobado la solicitud urgente del hospital barcelonés

La Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) ha aprobado hoy la solicitud urgente del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona para realizar un trasplante de rostro. Con esta nueva autorización, serían ya tres los pacientes candidatos a recibir un trasplante de cara en este país. La decisión ha sido adoptada esta mañana en una reunión celebrada mediante audioconferencia y convocada por el Ministerio de Sanidad y Política Social para "garantizar la calidad y seguridad de todo el proceso y agilizar los trámites para que el paciente pueda beneficiarse cuanto antes de esta técnica", informaron en una nota.

Con esta nueva autorización, España cuenta ya con tres candidatos a recibir un trasplante de cara. El pasado mes de junio, los hospitales La Fe de Valencia y Virgen del Rocío de Sevilla recibieron el visto bueno para realizar esta intervención a cada uno de sus candidatos. Estos centros cuentan con la autorización administrativa de su respectiva comunidad para este tipo de trasplantes.

"Donde surja el primer donante"

El primer trasplante de cara, de los tres que han sido autorizados en España, se hará donde surja el primer donante, ha señalado a Efe el Coordinador Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, que espera que "una o varias" de estas intervenciones sean completadas antes de fin de año. Matesanz ha explicado que la autorización cursada hoy al hospital Vall d'Hebrón se ha realizado vía urgente debido a las "imporantes alteraciones en la deglución y la respiración" que presenta el paciente, del que, por expreso deseo de la familia, no se facilitan más datos.

La aprobación ha llegado solo quince días después de que, el pasado 27 de julio, el centro barcelonés solicitara permiso para la operación a través de la Sociedad Catalana de Trasplantes. "Entendimos que había que hacer una convocatoria urgente de la Comisión evaluadora con el fin de no perder más tiempo", explica Matesanz. La Comisión ha considerado que el paciente, "probablemente el que tienen mayores complicaciones funcionales de los tres", carece de contraindicaciones clínicas para someterse al trasplante, agrega. Asimismo se ha tenido en cuenta el grado de experiencia del Hospital Vall d'Hebrón y de su equipo de cirugía plástica, dirigido por Juan Pedro Barret.

"Dependerá de dónde surja el donante adecuado, para que se haga la primera de las intervenciones", asegura Matesanz, quien puntualiza que los receptores "no compiten", porque no tienen el mismo grupo sanguíneo y porque son de zonas geográficas distintas.

En este sentido, señala que, aunque en un futuro es posible que los equipos médicos que lleven a cabo estas operaciones puedan desplazarse, por el momento y, debido al carácter experimental de las mismas, prefieren donantes locales o muy cercanos al hospital.

Al igual que en las siete intervenciones que se han hecho en el mundo, los casos aprobados en España no solo tienen un componente estético, sino que presentan funciones vitales afectadas y son pacientes que han sufrido numerosas cirugías constructivas. "Éstas son capaces de paliar su situación de base, pero los médicos entienden que solamente un trasplante de cara puede solucionar la situación", señala Matesanz.

Sin embargo, encontrar este tipo de donantes es "muy complicado" porque deben ser jóvenes y compartir gruposanguíneo y tonalidad de piel con el receptor. Además, los médicos quieren "ir sobre seguro" y operar con el más idóneo.

En Francia, el único país europeo donde se han realizado trasplantes de cara (además se han llevado a cabo en Estados Unidos y China), en algún caso se tardó más de seis meses en encontrar un donante. También ha incidido Matesanz en los resultados satisfactorios de este tipo de operaciones, a pesar de que sean muy complicadas porque son trasplantadas estructuras "muy variadas". De hecho, se requieren entre 8 y 16 horas para llevarlas a cabo. A su favor, juega la característica de que en estas operaciones el posible rechazo de la nueva cara se diagnostica muy rápidamente porque se observa a simple vista.

Una técnica experimental

El trasplante de cara es una técnica experimental. En estos supuestos, la ley exige un informe previo de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) para cada paciente, según el Real Decreto 1301/2006 de Calidad y Seguridad de células y tejidos. Este informe se discute en el seno de la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, integrada por los 17 coordinadores autonómicos de Trasplantes y presidida por el coordinador nacional de Trasplantes.

Cada informe positivo es para un paciente concreto. Por tanto, el visto bueno de hoy no puede hacerse extensivo ni a un equipo, ni a un hospital. Hasta ahora, sólo se han hecho siete trasplantes de cara en todo el mundo: 4 en Francia, 2 en Estados Unidos y 1 en China.